Controversias acerca de la alimentación protéica en

la diabetes mellitus, tipo 1 y tipo 2 (DM1 y DM2) *

 
Resumen
Consejos acerca de la proteína, comúnmente proporcionados a las personas que tienen DM
¿Cuáles son los alimentos que son "proteínas"?
¿Es cierto que el 50% - 60% de la proteína se convierte en glucosa y luego entra en la corriente sanguínea después de 3 - 4 horas?
¿Es cierto que la combinación de proteína y CHO demora la absorción de éste?
¿Es importante utilizar la proteína en las colaciones al acostarse (HS) y antes del ejercicio?
¿Es verdad que la adición de proteína al tratamiento alimenticio de la hipoglucemia previene la hipoglucemia tardía posterior?
¿El comer una dieta rica en proteínas causa la enfermedad renal?
¿Diferencias de efectos de proteínas vegetales y animales sobre la función renal?
Dietas de alto consumo de proteínas y bajo consumo de CHO
La proteína, la saciedad y la pérdida de peso corporal
¿Enfoque sobre el control de la glucosa sanguínea, no sobre la pérdida de peso corporal?
Los requerimientos protéicos de los seres humanos que tienen DM2
Los requerimientos protéicos de los seres humanos que tienen DM1
Preguntas para concluir
Perspectiva histórica de las recomendaciones nutricionales en la DM
Tabla 1: Proteínas en los alimentos
Tabla 2: Proteína y grasa en la carne y los sustitutos de la carne
Tratamiento dietético y la DM
Referencias
Nota del traductor
.


Resumen

La diabetes en México se presenta cada día con mayor incidencia y prevalencia.  Las personas que tienen DM frecuentemente reciben consejos acerca de la alimentación protéica que no tienen ninguna o adecuada base científica.  Aunque las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos (CHO) y alta en proteínas sí bajan de peso y sí pueden alcanzar un control glucémico estable y normalizado, todavía no existe evidencia científica de que esas personas sigan la dieta a largo plazo ni de que haya menos recidivismo que el prevaleciente con otras dietas bajas en calorías.  Los que tienen DM1 ó DM2 que tienen un inadecuado control metabólico requieren de mayores cantidades de proteínas en su dieta.  La cantidad de proteínas generalmente consumidas por las personas que tienen DM puede compensar adecuadamente el aumentado catabolismo protéico debido a un inadecuado control glucémico (es decir, la hiperglucemia diabética crónica).  Las personas que tienen DM necesitan de información suficiente y correcta acerca del consumo de las proteínas para acertar en la toma de sus propias decisiones alimenticias.  Este artículo utiliza la investigación científica relevante de los últimos 25 años para hacer resaltar la información prácticamente útil para las personas que tienen DM.

En México, la malnutrición afecta primordialmente a los individuos que habitan en áreas rurales y marginales del país.  Datos de la UNICEF indican que aproximadamente el 43% de los mexicanos sufre de algún problema de desnutrición.  Los nutrientes más deficitarios en la alimentación son: proteína, hierro, vitamina A y algunas vitaminas del complejo B.  Datos de la Secretaría (Mexicana) de Salud indican que existen 2.4 millones de niños con un retraso severo en crecimiento, debido precisamente a la malnutrición.  El 85% de estos niños habitan el centro y sur del territorio nacional.  No existen datos que indiquen el estado nutricional de los niños, adolescentes y adultos mexicanos que tienen DM1 ó DM2.

En los EE.UU., el ~ 16% del consumo típico de calorías de adultos es de proteína, un porcentaje que ha quedado relativamente invariable desde 1909 al presente.1  El consumo de proteína es consistente en personas de todas las edades, desde la niñez hasta la vejez.

Un gramo, tanto de la proteína como de CHO, aporta 4 calorías de energía.  Un consumo diario de 2,500 calorías contribuye ~ 100 gramos de proteína—casi 150% de lo necesario para reemplazar los aminoácidos perdidos cada día en una persona de 70 kilogramos de peso corporal.  Los aminoácidos excesivos tienen que oxidarse como fuente de energía o transformarse para ser almacenados.  Por eso, en teoría, el exceso de proteína ingerido podría utilizarse para producir glucosa, a través del proceso de gluconeogénesis.  En este caso, 100 gramos de proteína podrían producir ~ 50 gramos de glucosa.  Esto ha sido la base de la idea de que si la mitad de la proteína ingerida se convierte en glucosa, la proteína tendrí el 50% del efecto del carbohidrato (CHO) sobre los niveles de glucosa en sangre (GS).  Esta idea o creencia está sujeta a controversia.2-4
 
 

FUENTE:  www.grupoaulamedica.com/aula/nutricion/n22001/nutricion.pdf

Las controversias acerca de la proteína existen o porque la investigación científica no ha contestado definitivamente las preguntas y dudas o porque los profesionales de la salud no están concientes de la investigación científica.  Este artículo repasa la investigación disponible sobre los consejos típicamente proporcionados a las personas que tienen DM, los planes de alimentación bajos en CHO y altos en proteínas, y los requerimientos fisiológicos protéicos de las personas que tienen DM1 ó DM2.

Consejos comunes acerca de la proteína, comúnmente proporcionados a las personas que tienen DM

Las siguientes “reglas populares” todavía no tienen bases científicas y, sin embargo, se transmiten frecuentemente a las personas que tienen DM:

  • Las "proteínas" son alimentos tales como la carne, el queso, la crema de cacahuate.
  • Entre el 50% y el 60% de la proteína se convierte en glucosa, que luego entra en la corriente sanguínea aproximadamente 3 – 4 horas después de ser ingerida.
  • La proteína, combinada con el CHO, demorará la absorción de éste.
  • No debe comer fruta, jugo de fruta, o un "dulce" (frecuentemente llamados azúcares ó CHO simples) como colación sin incluir también una cantidad de proteína.
  • Las colaciones nocturnas, a la hora de acostarse (HS), siempre deberían contener una parte protéica.  La proteína se convertirá en glucosa sanguínea más lentamente que los CHO y evitará que la glucosa sanguínea baje demasiado durante la noche.
  • Hay que tratar la hipoglucemia primero con un CHO "simple" y después con una porción de proteína para proporcionar una fuente tardía de glucosa.  Esto evitará que la GS vuelva a bajar demasiado otra vez en el corto plazo.
  • Comer demasiada proteína daña los riñones, aun los sanos.
Este artículo demostrará cómo estas ideas (y aun las partes verídicas de ellas) a veces se interpretan erróneamente.  También pondrá en evidencia la poca investigación científica disponible acerca de estas ideas o reglas.

¿Cuáles son los alimentos que son "proteínas"?

Cuando los profesionales de la salud recomiendan que una persona coma proteína, la elección es usualmente una carne o un sustituto de la carne, como el queso o la crema de cacahate.  Algunas personas también piensan en la leche como proteína.  Aunque los profesionales de la salud frecuentemente identifican estos alimentos como "proteínas" ¿realmente son proteínas?  Todos contienen proteínas.  Pero la mayoría de los alimentos que contienen proteína también contienen grasa; otros alimentos representan una mezcla de proteína y CHO.  Como se indica en las Tablas 1 y 2, muy pocos alimentos consisten únicamente en proteína.  Sería más correcto llamar estos alimentos "carnes o sustitutos de carne" o "proteínas más grasa" en vez de "proteínas."
 
 

Tabla 1:  Proteínas en los alimentos
Calorías
de proteína
Calorías
de grasa
Calorías
de CHO
. . . .
Carne de muy bajo aporte de grasa (camarón, 85 gramos)
71
8
0
. . . .
Carne de bajo aporte de grasa (pollo, pescado, res magra, ternera, jamón, 99 gramos)
124
41
0
. . . .
Carne de moderado aporte de grasa (carne molida extra-magra, rosbif, lomo de cerdo, chuleta de cerdo, 99 gramos)
102
147
0
. . . .
Carne de alto aporte de grasa (carnes frías, queso, 28 gramos)
12
74
2.5
. . . .
Leche semi-descremada (2%), 1 taza
32
42
48
. . . .
Lentejas, 1 taza
72
7.2
160

 
Tabla 2:  Proteína y grasa en la carne y los sustitutos de la carne
Calorías
de proteína
Calorías
de grasa
Carne de bajo aporte de grasa, 28 gramos 
28
27
Queso, 28 gramos
28
85
Nueces (almendras), 28 gramos 
22
131
Crema de cacahuate, 2 cucharadas 
32
144
Hot dog, 1
28
147

¿Es cierto que el 50% - 60% de la proteína se convierte en glucosa y luego entra en la corriente sanguínea después de 3 - 4 horas?

Gannon y Nuttall4 mencionan que Janney4a calculó en 1915 que ~ 3.5 gramos de glucosa podrían producirse por cada gramo de nitrógeno excretado en la orina después de una comida que contenía proteína en la forma de carne de res.  La proteína bovina contiene 16% nitrógeno; 1 gramo de nitrógeno se excreta por cada 6.25 gramos de proteína.  Así, teóricamente, el 56% de la proteína bovina comida, por peso, puede convertirse en glucosa.  Sin embargo, este cálculo fue únicamente teórico.  Gannon y Nuttall comentan que, poco después del reporte del cálculo, un número de investigadores demostraron que la ingesta de proteína por personas que tienen y que no tienen DM no resultó en un aumento de niveles de la GS.  Si el 50% - 60% de la proteína se convirtiera en glucosa y entrara en la corriente sanguínea, se habría de esperar un aumento en el nivel de glucosa sanguínea.  No se sabe con exactitud el destino de la glucosa así producida.

Por ejemplo, en 1936, Conn y Newburgh5 no encontraron ningún efecto sobre los niveles de glucosa sanguínea después de una comida que contenía una gran cantidad de proteína en la forma de carne magra de res.  Quince personas que tenían DM y 3 personas que no la tenían recibieron un desayuno de glucosa o de CHO o de proteínas.  Todos los desayunos fueron calculados para proporcionar cantidades idénticas de glucosa (2 gramos de proteína/kg y 1 gramo de CHO/kg).  El resultado después de la glucosa y el CHO fue el esperado.  Sin embargo, no hubo ningún aumento en los niveles de glucosa sanguínea después del desayuno de proteína bovina, aunque hubo un aumento consistente de nitrógeno úrico en plasma, el cual indica la utilización de proteínas.  El resultado (que la proteína no subió los niveles de GS) parece haberse perdido o mal interpretado a través de los años.

Más recientemente, los datos de Nuttall et al.6-9 también indican que la concentración periférica de glucosa no aumenta después de la ingesta de proteína en personas que tienen y que no tienen DM.

Nuttall et al.10 dieron a 9 personas con moderada DM2, 50 gramos de proteína, 50 gramos de glucosa, ó 50 gramos de proteína y 50 gramos de glucosa (3 grupos diferentes).  Determinaron las respuestas glucémicas e insulínicas durante las siguientes 5 horas.  La respuesta glucémica a la glucosa fue la esperada, pero la respuesta glucémica con la proteína se quedó estable por 2 horas y luego empezó a bajarse.  Cuando la proteína y la glucosa fueron combinadas, la respuesta pico fue parecida a la de la glucosa sola.  Sin embargo, hacia el final del período postprandial, la respuesta glucémica fue reducida en un 34%.  Las respuestas insulínicas para la proteína y la glucosa fueron similares, pero cuando la proteína y la glucosa fueron combinadas, la respuesta insulínica casi se dobló.  El decremento glucémico cuando la proteína y la glucosa fueron combinadas se explicó por la respuesta aumentada insulínica a la combinación.

Gannon et al.11 compararon la rapidez de aumentos glucémicos en las 8 horas después de la ingesta de 50 gramos de proteína (carne muy magra de res) o después de la ingesta de agua simple en personas que tenían DM2.  Después del agua simple, la concentración de glucosa en plasma bajó de 120 mg/dL (6.7 mmol/L) a 98 mg/dL (5.4 mmol/L).  Después de los 50 gramos de proteína muy magra, la concentración de glucosa plásmica subió a 1 hora por 3 mg/dL (0.1 mmol/L) y luego bajó de la misma manera observada con el agua simple.  La proteína ingerida resultó en la producción de sólo ~ 2 gramos de glucosa que entraron en la corriente sanguínea.  No se supo el destino de los otros aminoácidos absorbidos.  Los niveles de insulina plásmica casi no se cambiaron después del agua, pero despues de la proteína, hubo un aumento de 300% de insulina plásmica y un aumento de 50% de glucógeno plásmico.

Si se realiza la gluconeogénesis con un sustrato de proteína ¿por qué la glucosa producida no aparece en la circulación general?  Varias teorías se han propuesto para contestar la pregunta.  La primera es que la verdadera producción de glucosa con el sustrato de proteína y la cantidad de glucosa que luego entra en la corriente sanguínea son menores que la cantidad (50% – 60%) que teóricamente entra en la corriente sanguínea.  En esta teoría, la pequeña cantidad de glucosa que entra en la corriente sanguínea es idéntica al aumento en la utilización corporal de la glucosa, siempre y cuando hay insulina adecuada disponible.4

Otra teoría sugiere que el proceso de gluconeogénesis de proteína se distribuye en un período de 24 horas, y que la glucosa así lentamente producida se metaboliza gradualmente en ese período de tiempo.5  Otra posibilidad es que la producción de insulina estimulada por la proteína alimenticia cause que la glucosa formada se almacene rápidamente como glucógeno hepático o muscular.  En momentos posteriores, esta glucosa almacenada puede ser liberada cuando los niveles de insulina estén bajos o cuando los niveles de glucógeno estén elevados, sin que el cuerpo identifique si el origen de la glucosa es de proteína o de CHO.

Para comprender este proceso de gluconeogénesis y la cuestión de por qué la proteína no afecta directamente los niveles de GS, es útil repasar brevemente el metabolismo de las proteínas alimenticias.  En la víscera, hay una tasa metabólica basal, que representa la utilización de energía mientras que el cuerpo está inactivo o descansando.  También hay un gasto energético para realizar la termogénesis postprandial, es decir, la energía necesaria para digerir, absorber y almacenar las calorías comidas.

La mayoría de la proteína es digerida, y los múltiples aminoácidos resultantes que no se utilizan inmediatamente para energía metabólica se metabolizan en las células mucosales del intestino y se transportan por la vena porta al hígado para la síntesis de proteína corporal o para la gluconeogénesis.12  En el hígado, los aminoácidos no esenciales se desaniman y el grupo animo (nitrógeno) removido se convierte en urea que se excreta en la orina.13   Se ha observado que en las personas que no tienen DM y las que tienen DM2 inicial o bien controlada, se explica ~ el 50% – 70% de una ingesta de 50 gramos de proteína por la desanimación en el hígado y el intestino y la síntesis de urea durante un período de 8 horas.14   Se ha supuesto que los esqueletos carbónicos restantes de los aminoácidos no esenciales están disponibles para la síntesis de glucosa, que entraría en la circulación general.

Los aminoácidos esenciales pasan por el hígado para entrar en la circulación general, donde pueden sacarse y utilizarse para la síntesis de nueva proteína corporal o, alternativamente, de energía para los músculos esqueléticos.  Los aminoácidos que circulan estimulan la secreción de insulina y glucógeno.  Los aminoácidos que estimulan la secreción de glucógeno son distintos a los que estimulan la secreción de la insulina.15-17

Algo que aumenta la confusión es que el efecto de la proteína sobre la presencia de la glucosa esté afectado por la disponibilidad de la insulina.  Si hay una deficiencia de insulina, la oxidación de los aminoácidos de cadena ramificada en los músculos y la captación de alanina (el principal aminoácido glucogénico) por el hígado se aceleran, lo cual resulta en un aumento de gluconeogénesis y de catabolismo protéico.18  La subida consecuente de niveles de GS será debida a un aumento de conversión de proteína ingerida en glucosa y a un velocidad reducida de absorción de glucosa.  En personas que tienen DM sin aceso a la insulina por un período de 24 horas, la producción hepática de glucosa subió 300% - 400% después de la ingesta de proteína.19  Sin embargo, cuando la insulina está presente, la captación de alanina por el hígado es prácticamente nula20, y la producción hepática de glucosa se reduce por un 85%.21  Indirectamente, la insulina podría reducir la gluconeogénesis hepática al reducir el abastecimiento de sustratos de aminoácidos.  La insulina también refrena la degradación de proteínas corporales y rebaja la concentración circulante de muchos aminoácidos.22

El efecto sobre la producción de glucosa por el hígado depende de la razón de insulina a glucógeno. En las personas que tienen DM1 ó DM2, la respuesta de glucógeno a la proteína es mayor que en las personas que no tienen DM.4  El glucógeno estimula un aumento de producción hepática de glucosa debido a un aumento de glucogenólisis y de gluconeogénesis.  El glucógeno es antagónico al efecto de la insulina en el hígado.  Sin embargo, no es antagónico a la captación muscular de glucosa (la cual es estimulada por la insulina) ni a la disminución de liberación de ácidos grasos no esterificados de los adipocitos (la cual está mediada por la insulina).4

Por eso, el abastecimiento de sustratos y el nivel de control glucémico afectan el proceso de gluconeogénesis.  Sin embargo, en personas que tienen DM bien controlada, cantidades mínimas de glucosa hepática están liberadas a la corriente sanguínea después de la ingesta de proteínas.

¿Es cierto que la combinación de proteína y CHO demora la absorción de éste?

En el estudio de Nuttall et al.10, cuando la ingesta combinó la proteína y la glucosa, la respuesta pico glucémica fue similar a la respuesta pico glucémica de la glucosa sola.  Es decir, la adición de proteína al CHO no retrasó la absorción de éste ni la respuesta pico glucémica.

¿Exactamente qué es un CHO “simple”?  Anteriormente, se suponía que los CHO simples eran los azúcares o los jugos de fruta.  Ahora se sabe que eso no es correcto y que si hubiera un CHO “simple,” sería probablemente un almidón.23  Debemos eliminar el término "CHO simple" del vocabulario de la DM.

Nordt et al.23 estudiaron el efecto sobre 24 personas que tenían DM2 de agregar la proteína (25 gramos) o la grasa (5 ó 10 gramos) a los desyunos que contenían 60 gramos de CHO.  La concentración de glucosa sanguínea fue similar después de los 3 tipos de desayuno, pero después del desayuno con la adición de proteína, las respuestas insulínicas y de glucagon postprandiales fueron elevadas en un grado significante.  Ni la variación de la razón de grasa a proteína ni el aumento en la cantidad de grasa adicionada afectó los valores glucémicos postprandiales.  La reducción tardía de glucosa sanguínea postprandial observada en los estudios de Nuttall et al.10 cuando la proteína fue adicionada a la comida, no se demostró en este estudio.  Puede ser porque en el estudio de Nordt et al.24 los desayunos contenía cantidades más “normales” o típicas de proteína.

Peters and Davidson25 investigaron el efecto de la adición de grandes cantidades de proteína o grasa a una comida típica sobre la respuesta glucémica postprandial y las necesidades insulínicas de personas que tenían DM1.  En los 12 individuos (mantenidos en un estado euglucémico por el uso del Biostator), los efectos de una comida típica (450 kcal) fueron comparados con los de una comida típica con proteína (200 calorías) o grasa (200 calorías) adicionada.  Después de la comida con grasa (2 cucharadas de margarina) adicionada, la respuesta pico glucémica fue demorada, pero la respuesta glucémica total no fue diferente.  Después de la comida con proteína (198 gramos de pavo) adicionada, la respuesta temprana glucémica fue similar a la de la comida típica, pero la respuesta tardía glucémica (a 2 – 5 horas) fue ligeramente elevada.  El requerimiento tardío insulínico fue elevado por 3 – 4 u.  Este requerimiento insulínico tardío (a 2 – 5 horas) fue significativo estadísticamente, aunque la elevación del requerimiento total insulínico a través de las 5 horas no lo fue.

La adición de proteína no demoró la respuesta pico glucémica, pero el estudio no permite una respuesta definitiva a la pregunta de si la adición de proteína a una comida o una colación elimina la hipoglucemia tardía.  El estudio se acabó a las 5 horas, y a esas horas los niveles de glucosa fueron similares después de todas las diferentes comidas.

Así, la cantidad de CHO en la comida es el determinante principal de la respuesta pico glucémica.26, 27  Aunque la respuesta glucémica puede variar, dependiendo de la respuesta al CHO comido, parece no ser afectada por el contenido protéico.  La grasa demora la respuesta pico glucémica pero no la respuesta glucémica total.25, 28  Sin embargo, las personas que tienen DM frecuentemente reportan que al comer grandes cantidades de ciertos alimentos (pizza, carne, grasa), su respuesta glucémica se eleva aun si cuando mantienen consistencia en el contenido de CHO.29, 30  La explicación de esto queda misteriosa.  Pero esta observación repetidas veces en las personas que tienen DM sí indica que si ellas han documentado esta respuesta elevada a ciertos alimentos, es probable que requieran un ajuste en su dosis preprandial de insulina rápida o ultrarrápida (Regular, aspart, glulisina o lispro) o que requieran porciones más pequeñas de esos alimentos específicos.

¿Es importante utilizar la proteína en las colaciones al acostarse (HS) ó antes del ejercicio?

Hay que evaluar la lógica de recomendar la adición de 28 – 57 gramos de proteína para prevenir la hipoglucemia.  Aun si el 50% de la proteína se convirtiera en glucosa y entrara en la corriente sanguínea, sería un total de sólo 3.5 – 7 gramos de glucosa.  Esta cantidad de glucosa tendría un efecto moderado sobre los niveles de glucosa sanguínea (subiéndola aproximadamente 17.5 mg/dL – 35 mg/dL).  El efecto principal tendría que ser por el efecto de la proteína sobre la liberación de glucógeno (u otras hormonas contrarreguladoras).  Pero se reporta que los efectos del glucógeno son transitorios y breves.31, 32

Hess and Beebe33 estudiaron la recomendación de agregar 28 – 57 gramos de proteína a la colación HS para prevenir la hipoglucemia nocturna tardía.  En 3 ocaciones diferentes, 15 personas que tenían DM1 bien controlada consumieron 2 diferentes colaciones HS, una que tenía 30 gramos de CHO ó una que tenía 30 gramos de CHO más 14 gramos de proteína.  El nivel de glucosa sanguínea fue cuantificada a 1, 2 y 3 horas postprandial y en ayunas de la mañana siguiente.  Los valores glucémicos antes de la colación HS (132 mg/dL vs. 120 mg/dL) y a 1 y 2 horas después de la colación eran similares, pero los valores glucémicos a 3 horas postprandial y en ayunas estaban significativamente elevados después de la colación que contenía la proteína (144 mg/dL vs. 164 mg/dL a las 3 horas postprandial, y 112 mg/dL vs. 143 mg/dL en ayunas, respectivamente).

De todos modos, si la hipoglucemia nocturna es un problema que no puede resolverse por ajustes de la dosis de insulina, la proteína ofrece una alternativa más racional que la adición de CHO adicionales a la colación HS.  Si la persona que tiene DM aún tuviera hambre después de la colación de 10 – 30 gramos de CHO y bien la medición de glucosa sanguínea lo justificara, la adición de proteína adicional podría tener menos efecto negativo sobre la glucosa sanguínea que la ingesta de CHO adicionales.

Tampoco hay evidencia científica que sugiera que la adición de proteína a una colación antes o después del ejercicio prevenga la hipoglucemia de una manera más eficaz que una colación con contenido de CHO.  Nathan et al.34 reportaron que para unas personas con tratamiento intensificado de la DM1 (3 ó más inyecciones de insulina cada día), una colación de 13 gramos de CHO antes de ejercicio de duración corta (alrededor de 45 minutos) fue suficiente para prevenir la hipoglucemia post-ejercicio.

¿Es verdad que la adición de proteína al tratamiento alimenticio de la hipoglucemia previene la hipoglucemia tardía posterior?

En un estudio de 6 personas que tenían DM1, Gray et al.35 investigaron la velocidad del reestablecimiento de euglucemia depués del tratamiento de la hipoglucemia o con cantidades idénticas de CHO (15 gramos) o con CHO (15 gramos) y proteína (14 gramos).  También estudiaron el desarrollo subsiguiente de hipoglucemia tardía.  Las personas estudiadas recibían insulina por infusión endovenosa para bajar el nivel de glucemia a 50 mg/dL (2.8 mmol/L) y luego recibieron el tratamiento experimental.  Después de los 2 tratamientos, la infusión de insulina continuaba por las siguientes 3 horas o hasta que la glucosa otra vez cayera a 50 mg/dL (2.8 mmol/L).  Los niveles de glucosa, el tiempo necesario para alcanzar el nivel pico glucémico, y la velocidad de caída de niveles de glucosa sanguínea eran similares después de los 2 tratamientos experimentales.  A pesar de la hipoglucemia, la concentración de glucagon no se aumentó en ninguno de los 2 grupos estudiados hasta que la colación fuera ingerida.  En ese momento, hubo un aumento transitorio de glucagon en el grupo tratado con CHO más proteína; el aumento no tuvo efecto sobre los niveles de glucosa sanguínea.  Los investigadores opinaron que la adición de proteína al tratamiento de la hiperglucemia simplemente agrega calorías innecesarias.  El estudio también confirmó que en la DM1 la respuesta de glucagon a la hipoglucemia no se presenta como se hace normalmente en las personas que no tienen DM.

¿El comer una dieta rica en proteínas causa la enfermedad renal?

A pesar de la creencia general de que la ingesta de proteína puede influir en el desarrollo de la enfermedad renal, la realidad es que la ingesta alimenticia protéica se encuentra muy similar en las personas con o sin nefropatía.  Nyberg et al.36 investigaron la ingesta de proteína en 3 grupos: 1) personas que tenían DM por 30 años o más sin la presencia de nefropatía; 2) personas con nefropatía y una tasa estable de filtración glomerular; y 3) personas con nefropatía progresiva y una tasa de filtración glomerular decayente o declinante.  En los 3 grupos, la ingesta diaria promedio de proteína era > 80 gramos (~ 16 – 17% de calorías diarias). No hubo ninguna relación entre la cantidad de proteína comida y el progreso de la nefropatía.

Watts et al.37 investigaron la cantidad de proteína comida por personas que tenían DM1 que tenían o no tenían microalbuminuria.  La ingesta alimenticia protéica fue similar en los 2 grupos.  Ekberg et al.38 tampoco encontraron amparo para la creencia en una relación entre el consumo elevado de proteínas y la hiperfiltración glomerular en personas tratadas con la insulina.  En las personas que usaban tabaco y tenían una hiperfiltración glomerular, una relación positiva existía entre la tasa de excreción urinaria de albúmina (tasa UAE) y la ingesta de proteína, pero esta relación no existía para los que no usaban el tabaco.  Jameel et al.39 estudiaron la ingesta alimenticia de proteína y la proteinuria clínica (definida como 1 ó más en las tiras Ames Albustix) en personas que tenían DM2.  Encontraron que la ingesta alimenticia de proteína era similar, y que no existía ninguna relación entre la ingesta protéica y la proteinuria clínica.  En todos estos estudios mencionados, la ingesta protéica caía en el rango típico de ingesta alimenticia y raramente excedió los 20% de calorías totales.

En una investigación clínica trans-seccional o transversal (EURODIAB IDDM Complications Study) de más de 2,500 personas que tenían DM1, las personas que reportaron un consumo protéico de más de 20% de calorías totales tenían tasas promedio de excreción urinaria de albúmina de menos de 20 microg/minuto (microalbuminuria se definió como una tasa de excreción urinaria de albúmina [AER] > 20 – 150 microg/min; macroalbuminuria se definió como una AER > 150 microg/minuto).  Sin embargo, en los cuyo consumo protéico era > 20% (22% de los participantes), la tasa promedio de excreción urinaria de albúmina fue elevada y se encontró en el rango microalbuminúrico (> 20 mg/minuto).  De las personas que tenían DM1 estudiadas, que tenían macroalbuminuria, el 32% consumían > 20% de proteína.  Los que tenían microalbuminuria consumían el 23% de la dieta en proteínas y los que tenían normoalbuminura consumían el 20% de la dieta en proteínas.  Estas proporciones demostraron relaciones estadísticamente significativas en cuestión de proteínas totales y animales; ninguna relación se encontró cuando se hablaba de proteínas vegetales.  Las relaciones significativas eran más marcadas en las personas con hipertensión y/o elevados niveles de HbA1c.  Esta investigación apoya la recomendación de que las personas que tienen DM no consuman más de 20% de sus calorías diarias totales en forma de proteína.40

En 4 estudios transversales, no fue comprobada una relación entre la ingesta de proteína dentro del rango típico (~ 20% de calorías diarias totales) y la presencia de microalbuminuria en la DM1.37, 87, 41, 88  Sin embargo, en los tenían DM1 con una ingesta protéica de más de 20% de su energía total (calorías), la tasa de excreción de albúmina se elevó con mayor ingesta de proteína, especialmente cuando ellos también tenían hipertensión arterial y/o contro glucémico inadecuado.40  La hiperfiltración glomerular está ya presente en el momento del diagnóstico para muchas personas que tienen DM1, pero su significado como factor de riesgo para la nefropatía diabética futura no ha sido establecido.  Además, en algunos estudios transversales no se encontró una relación entre la ingesta de proteína y la tasa de filtración glomerular [GFR].36, 89

Dos estudios trans-seccionales no encontraron asociación entre la ingesta protéica y la microalbuminuria o la proteinuria que se registraba como positiva en los Albustix.39, 90  En las personas que tienen DM1 que ya tienen evidencia de enfermedad renal establecida, varios estudios han confirmado el beneficio posible de una restricción de proteína alimenticia.  Una meta-análisis de 5 pruebas clínicas, de hasta 3 años de duración, indicó que en la DM1 una dieta baja en proteínas retrasaba marcadamente el desarrollo de la albuminuria y la disminuyción de la GFR.91  En otras 4 pruebas clínicas, cada una con 15 a 35 personas que tenían DM1 y nefropatía diabética y con seguimiento que iba de 3 semanas a 3 años, una reducción significativa tanto de la albuminuria como de la tasa de la disminuyción de la GFR se observó.92-95  En la prueba clínica más reciente, que es también la más larga realizada (de 4 años de duración), con 82 personas que tenían DM1, las personas asignadas al azar al grupo de baja ingesta de proteína (ingesta meta: 0.6 g/kg/día; ingesta alcanzada: 0.89 g/kg/día) tuvieron un resultado notablemente mejorado (en cuanto al riesgo relativo de enfermedad renal en estado terminal o la muerte, después de ajustes estadísticas para los factores de riesgo cardiovascular) en comparación con los asignados al azar al grupo de ingesta típica de proteína (1.2 g/Kg/día).96  Por eso, una restricción protéica se recomienda para las personas que tienen DM1 que también tengan nefropatía.

En un estudio, la elevación de la microalbuminuria se relacionaba con la ingesta no de proteína sino de grasa saturada.  En un estudio transversal entre la población de adultos en Tasmania que tenía DM1 y microalbuminuria, en 2 ó 3 ocasiones la microalbuminuria excesiva fue asociada al consumo relativamente alto de grasa saturada y una prevalencia disminuída de microalbuminuria excesiva fue asociada al consumo relativamente alto de proteína.41La información disponible referente a la DM2 es limitada.

¿Diferencias de efectos de proteínas vegetales y animales sobre la función renal?

Varios estudios han examinado el efecto del tipo y de la calidad de proteína sobre la función renal.  En personas que tenían DM1, una proteína vegetal redujo la GFR en un estudio105 y en otro estudio106 una proteína vegetal redujo la tasa de excreción de albúmina (AER).  Sin embargo, en una prueba clínica con personas que tenían DM2 y la presencia de microalbuminuria, el resultado de 6 semanas de una dieta de proteína vegetal fue igual al de una dieta de proteína animal: nulo efecto sobre la AER.107  En otro estudio,108 con personas que tenían DM1, el reemplazo de 50% de la ingesta protéica por proteína de soya dió como resultado una disminución de la AER en orina; en otro estudio, el mismo procedimiento no produjo ningún efecto.109  Una alta ingesta de proteína del pescado se relacionó de forma positiva con un riesgo disminuído de microalbuminuria,110 en un estudio con personas que tenían DM1.  En otros estudios con personas que tenían DM1, el reemplazo de carne por pollo durante 4 semanas redujo la GFR en la misma medida que una dieta baja en proteína, en personas con hiperfiltración renal.  Además, redujo la AER en las personas con microalbuminuria.111, 112  En general, debido a la corta duración y la ausencia de límites o marcadores clínicos de estos estudios, no se pueden sacar recomendaciones para las personas que tienen DM con respecto a la naturaleza (tipo, calidad) de proteína alimenticia.

Dietas de alto consumo de proteínas y bajo consumo de CHO

Las dietas altas en proteínas y bajas en CHO son promovidas para facilitar la pérdida de peso y estabilizar el control glucémico.  Su ventaja es que las dietas que eliminan una categoría de alimentos (en este caso, los CHO) proporcionan menos calorías diarias totales y por lo tanto promueven la pérdida de peso.  Con niveles de ingesta elevada de proteína y limitación estricta de la ingesta de CHO, el agua almacenada con el glucógeno (un CHO) se libera.  Esto produce una pérdida rápida de líquido corporal, la cual da ánimo a los que quieren bajar de peso rápidamente.  Desafortunadamente, no son las grasas almacenadas que se pierdan en este proceso.  Es posible que también se desarrolle una cetosis, en ayunas, que resulta en una pérdida de apetito.  Son pocos los que pueden comer grandes cantidades únicamente de proteína y grasa animal durante semanas o meses, aunque estas dietas inevitablemente incluyen una cantidad pequeña de CHO.  Con una dieta rica en proteínas y pobre en CHO, el peso corporal usualmente baja, los requerimientos insulínicos se reducen, y la glucemia y en seguido la lipidemia frecuentemente se mejoran.  Las metas de la dieta se alcanzan, por lo menos temporalmente.

Aunque todos los autores de estas dietas presentan un enfoque ligeramente diferente en la prensa popular, las premisas básicas son relativamente similares:  comer una dieta rica en CHO es lo que conduce al sobrepeso y la obesidad porque los CHO aumentan los niveles de glucemia, causando una mayor secreción de insulina, y los niveles más altos de insulina permiten que el CHO excesivo fácilmente se almacene en forma de grasa.  Comer una dieta rica en proteínas conduce a la pérdida de peso corporal, a reducidos niveles de insulina circulante, y a niveles más normales y estables de glucemia.  Sin embargo, la evidencia científica no sostiene el alegato de los promotores de estas dietas de que las mismas "curan" la resistencia a la insulina—una sobresecreción de insulina a que los autores atribuyen el almacenaje de CHO excesivo en forma de grasa corporal.

Tampoco hay buena evidencia de que la resistencia a la insulina provocada por una dieta rica en azúcares y CHO complejos (almidones) sea la causa de la obesidad.  Es la obesidad que causa la resistencia a la insulina, y no al revés.  Los factores que han sido eficaces para mejorar la sensibilidad a la insulina son: una mayor cantidad de actividad física, una restricción de calorías totales y/o una pérdida moderada (5% – 10%) de peso corporal, y un control de la grasa ingerida.  Hasta ahora, no se ha comprobado que una alteración de la razón proteína:CHO tenga estos efectos positivos.42, 43

Las dietas ricas en proteína prometen otros beneficios.  Por ejemplo, porque la proteína estimula la liberación del glucagon, una hormona que eleva el nivel de glucosa sanguínea y contrarresta las acciones insulínicas, comer “bien” o “correctamente” significa lograr un balance entre los niveles de insulina y glucagon.  Por lo tanto, según el argumento de los autores de las dietas, si uno no come suficiente proteína, el cuerpo segrega demasiada insulina e insuficiente glucagon.  Es verdad que el balance entre la insulina y el glucagon segregados es crítico para el metabolismo y almacenaje de los nutrientes.  Pero no es claro que uno pueda alterar el balance al comer más proteína o menos CHO.

Otro supuesto de las dietas bajas en CHO y altas en proteínas es que si el individuo come los tipos correctos de grasa, no se engordará.  Sin embargo, parece que hay una jerarquía para la autorregulación de la utilización y el almacenaje de sustratos que está determinada por la capacidad para almacenaje y por las necesidades energéticas específicas de ciertos tejidos.44  Por ejemplo, el alcohol tiene la más alta prioridad para ser oxidado porque no hay manera de almacenarlo en el cuerpo.  La conversión de alcohol en grasa es costosa en términos de la energía necesaria.  Los aminoácidos y los CHO siguen en la jerarquía oxidativa.  Las proteínas corporales son funcionales y no hay sitios para almacenar los aminoácidos.  Hay una capacidad limitada para almacenar los CHO en forma de glucógeno; la conversión de CHO en grasa también es costosa energéticamente.  En cambio, hay prácticamente una capacidad ilimitada para almacenar la grasa, principalmente en los adipocitos.  La eficiencia del almacenaje de grasa es alta.  Por la prioridad oxidativa de alcohol y proteína, el cuerpo tiene una capacidad excepcional para mantener su balance a través de una variación amplia de ingesta de cada uno.  La oxidación del CHO paralela estrechamente la ingesta de CHO.45, 46  Por lo tanto, la cantidad de grasa oxidada o almacenada es simplemente la diferencia entre los requerimientos totales energéticos y la oxidación de los otros sustratos energéticos prioritarios—alcohol, proteína y CHO.

La proteína, la saciedad y la pérdida de peso corporal

Los efectos de las grasas y los CHO en la dieta sobre la regulación de la ingesta de energía (calorías), la pérdida de peso corporal y la saciedad han sido estudiados, pero hay poca investigación relacionada con el papel de la proteína.  Los estudios a corto plazo sugieren que, caloría por calorva, la proteína ejerce un efecto más fuerte sobre la saciedad que el CHO ó la grasa.47-49   No obstante, puede ser que el efecto positivo no se traduzca en la ingesta de menos calorías.  Stubbs et al.49, en un estudio de un solo día, reportaron que aunque el sentido subjetivo de hambre fue menor después de un desayuno rico en proteínas (comparado con un desayuno rico en grasa o un desayuno rico en CHO), 5 horas más tarde, la ingesta de calorías para la comida a mediodía y la ingesta energética para el resto del día fueron similares después de cualquiera de los 3 desayunos.

Skov et al.50 estudiaron el efecto del reemplazo de CHO por proteínas (en dietas de reducidas cantidades de grasa) sobre la pérdida de peso en personas obesas.  Los alimentos fueron entregados a los 50 participantes durante 6 meses y ellos podían consumirlos ad libitum.  Las dietas tenían bajas cantidades de grasas (30% de energía).  Los 50 participantes fueron divididos en 2 subgrupos asignados al azar: o a una dieta rica en proteínas (25% proteína, 45% CHO) ó a una dieta rica en CHO (12% proteína, 58% CHO).  A los 6 meses, el subgrupo con la dieta rica en proteínas había perdido 8.9 kg (20 libras) de peso corporal, de los cuales 7.6 kg (17 libras) representaban pérdida de grasa corporal.  El subgrupo con la dieta rica en CHO había perdido 5.1 kg (11 libras), de los cuales 4.3 kg (9 libras) representaban pérdida de grasa corporal.

Durante los 6 meses del estudio, el consumo de energía fue menor en el subgrupo con la dieta rica en proteínas y por ~ 8,000 calorías (~ 42 kcal/día).  Es probable que este consumo reducido explique la diferencia en la cantidad de peso perdido.  Los investigadores atribuyeron el consumo reducido de calorías al mayor efecto saciador de la proteína a comparación con el del CHO.  Una prueba más extendida podría comprobar la eficacidad de las decisiones tomadas por los participantes durante los 6 meses del estudio: al continuar la evaluación durante los próximos 2 años, por ejemplo, los investigadores podrían identificar las decisiones alimenticias posteriores y determinar si las personas estudiadas sostienen la pérdida de peso realizada durante el estudio.

Aparte del problema de que no existen investigaciones a largo plazo que puedan documentar la superioridad de las dietas ricas en proteínas y pobres en CHO para sostener la pérdida de peso con más éxito que las dietas tradicionalmente utilizadas para bajar de peso51 ¿cuáles son los otros temas relevantes?  Un tema de mayor importancia es el hecho de que aquellas dietas eliminan alimentos con beneficio comprobado para la salud.  Hay necesidades de nutrientes encontrados en los granos, las frutas, las verduras, la leche y otros alimentos que contiene CHO.  Por eso, estos alimentos, en pequeñas cantidades, forman parte inevitable de estas dietas.  El análisis de las dietas que estrictamente excluyen el CHO sugiere que quedan seriamente cortas de nutrientes esenciales, tales como las vitaminas C y D, el ácido fólico y especialmente el calcio.  Un exceso de proteína podría causar que el cuerpo pierda las pequeñas cantidades de calcio ingeridas.

Un análisis de un menú típico de los bajos en CHO para las mujeres indica que contiene ~ 1,200 calorías y menos que la mitad de los requerimientos diarios de las vitaminas B, el fierro, el magnesio, el cinc y el cobre.  El menú para los hombre contiene ~ 1,700 calorías y menos que la mitad de los requerimientos diarios para las vitaminas B, el magnesio y el cobre.52  El uso de un suplemento multivitamínico para reemplazar los nutrientes ausentes constituye una solución incompleta, porque no todos los nutrientes esenciales encontrados en los alimentos se han identificado y por eso no pueden reemplazarse.  Las dietas ricas en proteínas y pobres en CHO son bajas en fibra, lo cual podría provocar el estreñimiento, sin el suficiente consumo de verduras, nueces o fibra suplementaria.

¿Deben los profesionales de la salud recomendarles a las personas que tienen DM una dieta con algunas deficiencias nutricionales conocidas, para facilitar o mejorar el control glucémico?  Esta es una pregunta ética que tiene que contestarse.

Como se comentó anteriormente en este artículo, los alimentos ricos en proteínas frecuentemente contienen grasas, especialmente grasas saturadas y colesterol.  Los efectos a largo plazo de estas grasas sobre los lípidos en sangre se desconocen.  Un estudio de personas que emplearon una dieta rica en proteínas y pobre en CHO durante 12 semanas reportó aumentos considerables de niveles de ácido úrico y lipoproteínas de baja densidad (LDL ó colesterol “malo”) en plasma y reducción de triglicéridos (también considerados malos si elevados más allá de 150 - 160 mg/dL).  No hubo aumentos de lipoproteínas de alta densidad (HDL ó colesterol “bueno”) en plasma, a pesar de una reducción efectiva de peso corporal.53

Hay sólo 3 macronutrientes que manipular—CHO, proteína y grasa.  Las opciones para alteración de planes de alimentación son limitadas.  Las dietas ricas en proteínas han tenido popularidad; es difícil que las dietas ricas en grasas tengan mucha aceptación.  Probablemente la moderación queda como la mejor opción.  El mejor plan incluye: comiendo una dieta saludable, estando físicamente activo y anotando registros de alimentos ingeridos juntos con sus valores glucémicos correspondientes para que la glucosa sanguínea se pueda mantener dentro de rangos normales o casi normales.  Se necesita de más investigación a largo plazo.  En especial, valdría la pena estudiar las dietas de cantidades moderadas de proteína y CHO y bajas en grasa en vez de las dietas actualmente populares ricas en proteínas y grasas y pobres en los CHO.

Hay que distinguir entre la popularidad y la credibilidad.  Existe poca investigación publicada en revistas profesionales sometidos a arbitraje por pares profesionales para validar las dietas bajas en CHO y ricas en proteínas.  Los libros exponiendo estas dietas se basan en las experiencias personales y los testimonios y contienen teorías que a veces no pasarían por un arbitraje por pares profesionales.  Sus autores citan sus propias investigaciones como pruebas de eficacia.  Sin embargo, sus propios estudios no han comprobado que las personas puedan seguir estas dietas a largo plazo.  Se necesitan estudios a largo plazo para determinar por cuánto tiempo las personas pueden estar a gusto consumiendo una dieta rica en proteínas en el mundo fuera del laboratorio.

En resumen: las personas llegan a ser obesas no porque comen demasiado CHO, sino porque comen demasiadas calorías.  Ingerir los CHO no engorda a las personas a menos que coman un exceso de CHO (e igualmente cuando comen un exceso calórico de proteínas y grasas).  Hay indicaciones que los altos niveles de grasa alimenticia están asociados con altos niveles de la obesidad54, pero no hay evidencia de que la ingesta elevada de azúcares "simples" ó CHO esté asociada con una alta incidencia de la obesidad, a menos que contribuyen a una ingesta energética excesiva.  La presencia de la DM1 ó la DM2 altera la claridad de estas indicaciones, porque el control glucémico tiene cierta prioridad en los esfuerzos diarios de las personas afectadas.

¿Enfoque sobre el control de la glucosa sanguínea, no sobre la pérdida de peso corporal?

Es importante preguntar por qué para las personas que tienen DM2 el enfoque de los cambios del estilo de vida ha sido sobre la pérdida de peso corporal en vez de sobre la mejora del control glucémico.  La obesidad está asociada al desarrollo de condiciones y enfermedades crónicas, tales como la DM2.  Los profesionales de la salud tienen interés en poder ayudar a las personas con sobrepeso u obesidad a perder el peso excesivo y a mantener su peso reducido.  Pero la investigación científica muestra pocas indicaciones de éxito duradero.50  La investigación científica está aclarando por qué la pérdida de peso es tan difícil55-57 y está documentando los problemas psicológicos asociados con el proceso de estar a régimen.58  La prevención de las enfermedades crónicas puede necesitar una comprensión más amplia de lo que controla el apetito, y mejores herramientas, incluso medicamentos, para prevenir la subida de peso corporal o para facilitar la pérdida de peso.  Sin embargo, el tratamiento de las personas que ya tienen DM debería emplear un enfoque sobre las estrategias de estilo de vida (alimentos, actividad física, fumar tabaco, alcohol) para mejorar las anormalidades metabólicas asociadas con la condición.

Temprano en el curso de la DM2, cuando ya está presente la resistencia a la insulina, la simple restricción energética (menos calorías) no con fines de pérdida de peso corporal y una pérdida moderada de peso corporal (10% del peso corporal ó 4.5 – 9 kg) aumentan la sensibilidad corporal a la insulina.59-63  Mientras más progresa la DM2 y la deficiencia de la insulina se convierte en el problema central, puede ser tarde para sacar provecho de los beneficios de la pérdida de peso corporal.64  Además, la mortalidad no está relacionada con la obesidad (medida por el Indice de Masa Corporal) en las personas que tienen DM265, 66, y tampoco está relacionada con las complicaciones micro- y macrovasculares de la DM.67, 68  A largo plazo, muchos problemas asociados con la DM2 están relacionados con el control glucémico.69  Un estudio preliminar sugiere que aun cuando la pérdida de peso está sostenida por 12 meses en personas que tienen DM2, las mejoras iniciales de la HbA1c no se mantienen.70

Por eso, en la presencia de DM1 y DM2, el enfoque de tratamiento debería ser sobre el control de glucosa y lípidos en sangre, no sobre la pérdida de peso.  Todos los medicamentos antihiperglucemiantes e hipoglucemiantes funcionan más efectivamente cuando se combinan con la terapia médica nutricional.  Enseñar el conteo de CHO, promover la actividad física, estimular la retención de registros de alimentos ingeridos y del automonitoreo de la glucosa sanguínea son esenciales.71, 72  Las dietas no fallan; el páncreas y el régimen de tratamiento fracasan.

Los requerimientos protéicos de los seres humanos que tienen DM2

Un balance positivo de nitrógeno existe cuando el total de nitrógeno excretado en la orina, las heces y el sudor es menos que el total ingerido.  Un balance positivo de nitrógeno debe existir para permitir la síntesis de nuevos tejidos.  Cuando la ingesta protéica alimenticia o la ingesta energética total son inadecuadas para conservar el balance total de nitrógeno, existe un balance negativo de nitrógeno.  No es posible sintetizar nuevo tejido corporal en la presencia de un balance negativo de nitrógeno.  Cuando un balance positivo de nitrógeno está presente, la ingesta de proteína y calorías es suficiente para satisfacer las necesidades de los tejidos para la proteína y las cantidades de nitrógeno que entran y salen del cuerpo son iguales.

Durante mucho tiempo, se había supuesto que en las personas que tienen DM2 las anormalidades del metabolismo protéico eran menos sensibles a la presencia de insuficiente acción insulínica que las anormalidades del metabolismo glucémico.  Sin embargo, unos estudios de Gougeon et al.73, 74 han demostrado que la hiperglucemia moderada puede contribuir a un “turnover” acelerado de proteína en las personas que tienen DM2 a comparación con las personas obesas que no tienen DM2.  El mantenimiento de la composición corporal y del equilibrio positivo de nitrógeno requieren de un “turnover” más rápido de proteína y requieren por lo tanto suficiente ingesta de energía y de proteína.  La ingesta de insuficiente proteína no sostiene el equilibrio positivo de nitrógeno.  Para obtener un balance positivo de nitrógeno es preciso mantener el control glucémico, sea via el uso de insulina exógena o los agentes orales hipoglucemiantes o antihiperglucemiantes, y una ingesta adecuada (más alta) de proteína.74-76  A diferencia de las personas que no tenían DM2, la euglucemia lograda con una dieta muy baja en calorías no restauró completamente el equilibrio positivo de nitrógeno en personas que tenían DM2.73, 75  Además, cuando la ingesta de calorías está restringida, la ingesta de una mayor cantidad de proteína es necesaria para mantener masa magra corporal y a la vez mobilizar selectivamente la oxidación de grasa.77

Esto sugiere que las personas que tienen DM2 tienen alterado el mecanismo adaptivo para ahorrar proteína, independientemente de la calidad de la proteína.73, 75  Algunos estudios anteriores han sugerido que unas cantidades pequeñas de insulina circulante son suficientes para prevenir la pérdida de proteína en personas que tienen DM2.78, 79  Pero aparentemente, las anormalidades en el metabolismo protéico están presentes aun con hiperglucemia moderada.  Se reporta que el umbral para la síntesis y la degradación anormales de nitrógeno se encuentra en un nivel de glucemia entre 108  mg/dL y 125 mg/dL (6 mmol/dL y 7 mmol/L), en ayunas.80  Por eso, si hay restricción calórica moderada, hay una necesidad de una ingesta liberal protéica (~ 1 g/kg de peso corporal).  Esta cantidad de proteína, sin embargo, no suele ser más que la cantidad típicamente consumida por las personas que tienen DM2.  El tratamiento de la DM2, el cual consiste en el uso de la insulina o de los agentes orales, la restricción calórica moderada y la ingesta protéica adecuada, no sólo mejora los niveles de glucosa y lípidos, sino que también puede corregir varios aspectos del metabolismo protéico corporal total.

Los requerimientos protéicos de los seres humanos que tienen DM1

En la DM1, la degradación de proteína y la conversión protéica en glucosa, tanto de la proteína endógena como de la exógena, dependen del estado de insulinización y del grado de control glucémico.  En los individuos con insulinodeficiencia, tanto la proteína alimenticia excesiva como la restringida pueden causar efectos adversos.  La conversión de un exceso de proteína alimenticia o endógena en glucosa puede influir desfavorablemente en la regulación glucémica.  Del otro lado, los individuos que tienen DM1 podrían estar más propensos a la pérdida de proteína corporal durante la restricción de proteína alimenticia.  Todavía no existe información definitiva acerca de estas posibilidades.81

El tratamiento dietético de la DM1 suele promulgarse de forma general:
 
 

FUENTE: www.grupoaulamedica.com/aula/nutricion/n22001/nutricion.pdf

Pero hay detalles importantes.  La insulinodeficiencia aumenta tanto la síntesis protéica en el cuerpo entero como la degradación protéica con la asociada oxidación de aminoácidos esenciales.82  Pero puede ser que la síntesis y la degradación no involucren las mismas proteínas.  Por la insulinodeficiencia, la gluconeogénesis se aumenta, y la extracción hepática de alanina, un precursor aminoacídico clave en la gluconeogénesis, es acelerada.19  La administración de insulina a la persona que tiene DM1 reduce el ritmo excesivo de producción hepática de glucosa, la proteólisis (degradación de proteínas) y la oxidación de aminoácidos82, pero la proteólisis y la oxidación de aminoácidos son más resistentes a los efectos supresivos de la insulina.83  La normalización de las tasas de metabolismo protéico podría necesitar de control metabólico estricto a largo plazo.84  Hoy en día, con el automanejo glucémico mejorado en las personas que tienen DM1, la síntesis, la degradación y la oxidación protéicas más normales deberían y, con tratamiento acertado, pueden prevalecer.

Las personas que tienen DM, especialmente cuando tienen un control glucémico inadecuado o cuando utilizan la hemodiálisis, tienen más rotación protéica y sus requerimientos de proteína pueden ser más altos que las cantidades diarias recomendadas [RDA].73-75, 82  Por eso, la ingesta de proteína no debería ser reducida a un nivel de menos de 0.6 g/kg de peso corporal normal/día porque puede causar la desnutrición protéica.  Los resultados de los estudios de restricción protéica en personas que tenían DM1 y nefropatía incipiente (es decir, microalbuminuria) han proporcionado resultados inconsistentes.  En 2 estudios, pequeñas reducciones significativas (~ 26%) de la AER resultaron de dietas bajas en proteínas, pero no hubo relación entre la AER y la dieta baja en proteína en otros estudios.97-99  Durante pruebas clínicas de unas semanas de duración, las dietas bajas en calorías redujeron la GFR en personas con hiperflitración renal, sin tener efecto sobre la microalbuminuria.100, 101  En 2 pruebas clínicas, con personas que tenían DM2 y microalbuminuria, proteinuria o nefropatía declarada, la restricción protéica no tuvo efecto sobre la albuminuria ni sobre la GFR,102, 103 mientras que en un estudio de 12 personas que tenían DM2 y microalbuminuria, se observó una reducción tanto de la GFR como de la microalbuminuria.104  Aunque bien planeados y realizados, estos estudios tenían una duración muy corta y utilizaban resultados vicarios (sustitutos), como son la albuminuria y la hiperfiltración, en vez de la enfermedad renal en estado terminal (ESRD) ó la muerte.  Consecuentemente sus resultados no sostienen recomendaciones válidas.

Preguntas para concluir

A repasar las recomendaciones típicas y frecuentemente proporcionadas en cuanto a la ingesta de proteína para las personas que tienen DM.  ¿Hay investigación científica que las apoye algunas o todas?
 

  • "Las proteínas son alimentos tales como la carne, el queso y la crema de cacahuate."  Esto es parcialmente correcto; en la mayoría de los casos, estos alimentos son proteínas más grasas o proteínas más CHO ó proteínas más grasas y CHO.  Por eso, aun si la persona que tiene DM intenta seguir una dieta con muy pocos CHO, inevitablemente ingerirá una cantidad de los mismos.
  • "Entre el 50% – 60% de la proteína se convierte en glucosa, que luego entra en la corriente sanguínea aproximadamente 3 – 4 horas depués de ser ingerida."  Tal vez el 50% – 60% de la proteína pasa por el proceso de gluconeogénesis en el hígado, pero prácticamente ninguna parte de esta glucosa entra en la circulación general.
  • "La proteína, combinada con el CHO, demorará la absorción de éste."  La adición de la proteína no demoró ni cambió el pico de la repuesta glucémica postprandial en los estudios repasados.
  • "No coma fruta, jugo de fruta, o un "dulce" (frecuentemente llamado azúcar ó CHO simple) como colación sin incluir también una cantidad de proteína."  La adición de la proteína no demoró ni cambió el pico de la repuesta glucémica postprandial en los estudios repasados. 
  • "Las colaciones nocturnas, a la hora de acostarse (HS), siempre deberían contener de proteína.  La proteína se convertirá en glucosa sanguínea más lentamente que los CHO y evitará que la glucosa sanguínea baje demasiado durante la noche."  La respuesta a esta recomendación no queda clara, pero es posible que la proteína no sea necesaria.  Aun cuando la proteína se agrega, el efecto sobre los niveles de glucosa sanguínea no es marcado.  Sin embargo, si las personas que tienen DM (sin enfermedad renal) siguen con hambre después de comer sus porciones de CHO programadas (con la comida o para colación), se puede recomendar que coman una porción adicional de proteína en vez de una porción adicional de CHO. 
  • "Trate la hipoglucemia primero con un CHO "simple" y después agregue una porción de proteína para proporcionar una fuente tardía de glucosa.  Esto evitará que la glucosa sanguínea vuelva a bajar demasiado otra vez en el corto plazo."  Un estudio pequeño sugirió que la adición de proteína en el tratamiento de la hipoglucemia solamente agregó calorías no necesarias o no deseadas.  ¿Sería igual el caso si la proteína se agrega a una colación HS?  El término CHO "simple" debe dejar de utilizarse.
  • "Comer demasiada proteína daña los riñones."  Ninguna evidencia sostiene la creencia de que una ingesta protéica de más de 20% del consumo calórico total diario contribuya al desarrollo de la enfermedad renal en las personas que tienen DM. 

¿Las dietas ricas en proteínas y bajas en CHO?  Muy seguido, los resultados iniciales son dramáticos en cuanto a la pérdida de peso y al impacto positivo sobre la glucemia, pero no existen estudios clínicos a largo plazo.  No se sabe si las personas siguen estos tipos de dietas con más éxito a largo plazo que en el caso de otras dietas para bajar de peso.  No se sabe si la pérdida de peso inicial se mantendría si siguieran las dietas bajas en CHO y ricas en proteínas a largo plazo.  Tampoco se sabe cuáles son los efectos a largo plazo de estas dietas sobre los niveles de glucosa sanguínea y la salud general.

Aunque la ingesta de la proteína eleva el nivel de insulina circulante en personas que no tienen DM y en las que tienen DM2, la respuesta insulínica a la proteína es aun mayor en las personas obesas que tienen DM2 que en las personas que no tienen DM.10, 85  Para las personas que no tienen DM, la proteína es un estímulo relativamente débil de la insulina, a comparación con la glucosa9, mientras que para las personas que tienen DM2 que todavía pueden segregar cantidades considerables de insulina, la proteína y el CHO son estímulos equipotentes para estimular la respuesta insulínica.  Cuando la proteína y el CHO están combinados, la respuesta insulínica es aditiva en las personas que no tienen DM, mientras que la respuesta es de sinergía en las personas que tienen DM2.9, 10  Para estas personas, las dinámicas que estimulan la liberación de insulina endógena pueden considerarse o positivas o negativas—negativas debido a la posible hiperinsulinemia endógena y su asociación con la resistencia a la insulina y con la enfermedad cardiovascular; positivas porque la proteína ingerida junto con el CHO puede tener un efecto de sinergía sobre la insulina, así mejorando la respuesta postprandial insulínica al CHO.

En las personas que tienen DM2, la conservación de un balance positivo de nitrógeno requiere del adecuado control glucémico y de la ingesta adecuada protéica, especialmente cuando el consumo de energía (calorías) está restringida.  Normalmente, la gran cantidad de proteína que forma parte del plan de alimentación de las personas que tienen DM compensa el catabolismo protéico aumentado y de esa manera proteje a la persona que tiene DM de la desnutrición protéica.86

En las personas que tienen DM1, el efecto de la proteína sobre los niveles de GS dependerá del estado de insulinización y del grado de control glucémico.  La insulina es necesaria para el metabolismo de proteínas, de CHO y de grasas.  Pero la proteína tiene efectos mínimos sobre los niveles de GS.  Si la DM está bien controlada, grandes cantidades de proteína tienen una potencial para contribuir a la producción de glucosa, para aumentar mínimamente los niveles de glucosa sanguínea y para requerir pequeñas cantidades adicionales de insulina.  Si se reduce la cantidad de proteína alimenticia, la dosis de insulina necesaria también podría ser disminuída, de la misma forma que la insulina requiere de ajuste cuando la cantidad de CHO se reduce.  Hay evidencia limitada de que la proteína contribuya a una elevación sostenida de niveles de glucosa sanguínea, demore la absorción del CHO ó facilite el tratamiento de la hipoglucemia.

El enfoque clínico debería cambiar de una discusión de los porcentajes ideales de calorías prorrateados a los macronutrientes a una aclaración de la metas de la terapia médica nutricional en la DM y de las estrategias facilitadoras del logro de estas metas.  Las recomendaciones nutricionales deben ser individualizadas y basadas en las metas clínicas y en una evaluación de la dieta actual del individuo, de los cambios que podrían beneficiarlo, y de los cambios que el individuo puede y está dispuesto a hacer.  Las personas que tienen DM necesitan de información acertada y actualizada sobre la cual basar sus decisiones alimenticias, porque finalmente son ellas que toman la decisión de qué, cuánto y cuándo comer.

Referencias

1 U.S. Department of Agriculture, Center for Nutrition Policy and Promotion: Nutrient Content of the U.S. Food Supply, 1909-94.  (1997).  Home Economics Research Report #53.  U.S. Government Printing Office: Washington DC.

2 Malik RL, Jaspan JB.  (1989).  Role of protein in diabetes control. Diabetes Care, 12:39-40.

3 Franz MJ.  (1997).  Protein: metabolism and effect on blood glucose levels.  Diabetes Educ., 23:643-51.

4 Gannon MC, Nuttall FQ.  (1999).  Protein and diabetes.  En Franz MJ, Bantle JP, Eds., American Diabetes Association Guide to Medical Nutrition Therapy for Diabetes (págs. 107-25).  American Diabetes Association: Alexandria, VA.

4a Janney NW, Csonka FA.  (1915).  The quantitative determination of the total protein and non-protein substance of muscle.  Biol. Chem., 22(1), págs. 195-201.

5 Conn JW, Newburgh LH.  (1936).  The glycemic response to isoglucogenic quantities of protein and carbohydrate.  J Clin Invest., 15:667-71.

6 Nuttall FQ, Gannon MC.  (1991).  Plasma glucose and insulin response to macronutrients in nondiabetics and NIDDM subjects.  Diabetes Care, 14:824-38.

7 Westphal SA, Gannon MC, Nuttall FQ.  (1990).  The metabolic response to glucose ingested with various amounts of protein.  Am J Clin Nutr., 52:267-72.

8 Khan MA, Gannon MC, Nuttall FQ.  (1992).  Glucose appearance rate following protein ingestion in normal subjects.  J Am Coll Nutr., 11:701-706, .

9 Krezowski PA, Nuttall FQ, Gannon MC, Bartosh NH.  (1986).  The effect of protein ingestion on the metabolic response to oral glucose in normal individuals. Am J Clin Nutr., 44:847-56, 1986.

10 Nuttall FQ, Mooradian AD, Gannon MC, Billington CJ, Krezowski PA.  (1984).  Effect of protein ingestion on the glucose and insulin response to a standardized oral glucose load.  Diabetes Care, 7:465-70.

11 Gannon MC, Damberg G, Gupta V, Nuttall FQ.  (1999).  Ingested protein has little effect on glucose concentration or rate of glucose appearance in people with DM2.  [Abstract].  J Am Coll Nutr., 18:546 (Abstracto #97).

12 Nuttall FQ, Gannon MC.  (1991).  Plasma glucose and insulin response to macronutrients in nondiabetics and NIDDM subjects.  Diabetes Care, 14:824-38.

13 Windmueller HG, Spaeth AE.  (1978).  Uptake and metabolism of plasma glutamine by the small intestine.  J Biol Chem., 249:5070-79.

14 Nuttall FQ, Gannon MC.  (1991).  Metabolic response to dietary protein in people with and without diabetes.  Diab Nutr Metab., 4:71-88.

15 Floyd JC, Fajans SS, Conn JW, Knopf RF, Rull J.  (1966).  Insulin secretion in response to protein ingestion.  J Clin Invest., 45:1479-86.

16 Rabinowitz D, Merimee TJ, Maffezzoli R, Burgess JA.  (1966).  Patterns of hormonal release after glucose, protein, and glucose plus protein. Lancet, ii:454-57.

17 Muller WA, Faloona FR, Aquilar-Parada F, Unger RH.  (1970).  Abnormal alpha-cell function in DM: Response to CHO and protein ingestion. N Engl J Med., 28:109-15.

18 Felig P, Wahren J, Sherwin R, Palaiologos G.  (1977).  Amino acid and protein metabolism in DM.  Arch Intern Med., 137:507-13.

19 Wahren J, Felig P, Hagenfeldt L.  (1976).  Effect of protein ingestion on splanchnic and leg metabolism in normal man and in patients with DM. J Clin Invest., 57:987-99.

20 Felig P, Wahren J, Hendler R.  (1975).  Influence of oral glucose ingestion on splanchnic glucose and gluconeogenic substrate metabolism in man. Diabetes, 24:468-75.

21 Felig P, Wahren J.  (1971).  Influence of endogenous insulin secretion on splanchnic glucose and amino acid metabolism in man. J Clin Invest., 50:1702-11.

22 Zinnerman HH, Nuttall FQ, Goetz FG.  (1966).  Effect of endogenous insulin on human amino acid metabolism.  Diabetes, 15:5-8.

23 Wolever TMS, Nguyen P-M, Chiasson J-L.  (1994).  Determinants of the diet glycemic index calculated retrospectively from diet records of 342 individuals with non-insulin-dependent DM.  Am J Clin Nutr., 59:1265-69.

24 Nordt TK, Besenthal I, Eggstein M, Jakober B.  (1991).  Influence of breakfasts with different nutrient contents on glucose, C-peptide, insulin, glucagon, triglycerides, and GIP in non-insulin-dependent diabetics. Am J Clin Nutr., 53:155-60.

25 Peters AL, Davidson MB.  (1993).  Protein and fat effects on glucose responses and insulin requirements in subjects with insulin-dependent DM. Am J Clin Nutr., 58:555-60.

26 Rabasa-Lhoret R, Garon J, Langlier H, Poisson D, Chiasson J-L.  (1999).  Effects of meal carbohydrate on insulin requirements in DM1 patients treated intensively with the basal-bolus (Ultralente-Regular) insulin regimen. Diabetes Care, 22:667-73.

27 Peterson DB, Lambert J, Gerring S, Darling P, Carter RD, Jelfs R, Mann JI.  (1986).  Sucrose in the diet of diabetic patients—just another carbohydrate?  Diabetologia, 29:216-20.

28 Strachan MWJ, Frier BM.  (1998).  Optimal time of administration of insulin Lispro.  Diabetes Care, 21:26-31.

29 Ahren JA, Gatcomb PM, Held NA, Pettit WA, Tamborlane WV.  (1993).  Exaggerated hyperglycemia after a pizza meal in well-controlled DM. Diabetes Care, 16:578-80.

30 Vlachokosta FV, Piper CM, Gleason R, Kinzel L, Kahn CR.  (1988).  Dietary carbohydrate, a Big Mac, and insulin requirements in DM1. Diabetes Care, 11:339-36.

31 Bomboy JD, Lewis SB, Lacy WW, Sinclair-Smith BC, Liljenquist JE.  (1977).  Transient stimulatory effect of sustained hyperglucagonemia on splanchnic glucose production in normal and diabetic men.  Diabetes, 26:177-84.

32 Ferrannini E, DeFronzo RA, Sherwin RS.  (1982).  Transient hepatic response to glucagon in man: role of insulin and hyperglycemia.  Am J Physiol., 242:E73-81.

33 Hess A, Beebe CA.  (1999).  Glycemic effect of a small amount of protein added to an evening snack in DM1.  Diabetes Care, 22(Suppl 1):A306.

34 Nathan DN, Nadnek S, Delahanty L.  (1985).  Programming pre-exercise snacks to prevent post-exercise hypoglycemia in intensively treated insulin-dependent diabetics.  Ann Intern Med., 4:483-86.

35 Gray RO, Butler PC, Beers TR, Kryshak EJ, Rizza RA.  (1996).  Comparison of the ability of bread versus bread plus meat to treat and prevent subsequent hypoglycemia in patients with insulin-dependent DM. J Clin Endocrinol Metab., 81:1508-11.

36 Nyberg G, Norden G, Attman P-O, Aurell M, Uddebom G, Lenner RA, Isaksson B.  (1987).  Diabetic nephropathy: is dietary protein harmful?  Diabetic Compl., 1:37-40.

37 Watts GF, Gregory L, Naoumova R, Kubal C, Shaw KM.  (1988).  Nutrient intake in insulin-dependent diabetic patients with incipient nephropathy. Eur J Clin Nutr., 42:697-702.

38 Ekberg G, Sjofors G, Grefberg N, Larsson LO, Vaara I.  (1993).  Protein intake and glomerular hyperfiltration in insulin-treated diabetics without manifest nephropathy.  Scan J Urol Nephrol., 27:441-46.

39 Jameel N, Pugh JA, Mitchell BD, Stern MP.  (1992).  Dietary protein intake is not correlated with clinical proteinuria in NIDDM.  Diabetes Care, 15:178-83.

40 Toeller M, Buyken A, Heitkamp G, Bramswig S, Mann J, Milne R, Gries FA, Keen H, The EURODIAB IDDM Complications Study Group.  (1997).  Protein intake and urinary albumin excretion rates in the EURODIAB IDDM Complications Study.  Diabetologia, 40:1219-26.

41 Riley MD, Dwyer T.  (1998).  Microalbuminuria is positively associated with usual dietary saturated fat intake and negatively associated with usual dietary protein intake in people with insulin-dependent DM. Am J Clin Nutr., 67:50-57.

42 Mayer-Davis EJ, D'Agostino R, Karter AJ, Haffner SM, Rewers MJ, Saad M, Bergman RN.  (1998).  Intensity and amount of physical activity in relation to insulin sensitivity.  JAMA, 279:669-74.

43 Mayer-Davis EJ, Moonaco JH, Hoen HM, Carmichael S, Vitolins M, Rewers MJ, Haffner SM, Ayad MF, Bergman RN, Karter AJ.  (1997).  Dietary fat and insulin sensitivity in a triethnic population: The role of obesity.  The Insulin Resistance Atherosclerosis Study (IRAS). Am J Clin Nutr., 65:79-87.

44 Stubbs RJ.  (1995).  Macronutrient effects on appetite. Int J Obes., 19(Suppl 5):S11-19.

45 Hudgins LC, Hellerstein M, Seidman C.  (1996).  Human fatty acid synthesis is stimulated by a eucaloric low fat, high CHO diet.  J Clin Invest., 97:2081-91.

46 Schwarz JM, Neese RA, Turner S.  (1995).  Short-term alterations in CHO energy intake in human—Striking effects on hepatic glucose production, de novo lipogenesis, lipolysis, and whole-body fat selection. J Clin Invest., 96:2735-43.

47 Hill AJ, Blundell JE.  (1986).  Macronutrients and satiety: The effects of a high-protein or high-CHO meal on subjective motivation to eat and food preferences.  Nutr Behav., 3:133-44.

48 Barkeling B, Rossner S, Bjorvell H.  (1990).  Effects of a high-protein meal (meat) and a high-CHO meal (vegetarian) on satiety measured by automated computerized monitoring of subsequent food intake, motivation to eat and food preferences.  Int J Obes., 14:743-51.

49 Stubbs RJ, van Wyk MCW, Johnstone AM, Harbron CG.  (1996).  Breakfasts high in protein, fat or CHO: Effect on within-day appetite and energy balance. Eur J Clin Nutr., 50:409-17.

50 Skov AR, Toubro S, Ronn B, Holm L, Astrup A.  (1999).  Randomized trial on protein vs CHO in ad libitum fat reduced diet for the treatment of obesity.  Int J Obes., 23:528-36.

51 Foreyt JP, Goodrick GK.  (1992).  Evidence for success of behavior modification in weight loss and control.  Ann Intern Med., 119(7 pt 3):698-701.

52 Rosenblom C.  (1997).  Mastering the Zone.  Scan's Pulse, 16:25-26.

50 Larosa JC, Gordon A, Muesing R, Rosing DR.  (1980).  Effects of high-protein, low-CHO dieting on plasma lipoproteins and body weight. J Am Diet Assoc., 77:264-270.

55 Lissner J, Levitsky DA, Strupp BJ, Kalkwarf HJ, Roe DA.  (1987).  Dietary fat and the regulation of energy intake in human subjects. Am J Clin Nutr., 46:886-92.

55 Brownell KD, Rodin J.  (1994).  The dieting maelstrom: Is it possible and advisable to lose weight?  Am Psychol., 49:781-91.

56 Brownell KD, Wadden TA.  (1992).  Etiology and treatment of obesity: Understanding a serious, prevalent, and refractory disorder. J Consul Clin Psychol., 60:505-17.

57 Liebel RL, Rosenbaum M, Hirsch J.  (1995).  Changes in energy expenditure resulting from altered body weight.  N Engl J Med., 332:621-28.

58 Polivy J.  (1996).  Psychological consequences of food restriction. J Am Diet Assoc., 96:589-92.

59 Wing RR, Koeske R, Epstein LH, Nowalk MP, Gooding W, Becker D.  (1987).  Long-term effects of modest weight loss in type II DM patients. Arch Intern Med.,  147:1749-53.

60 Wing RR, Blair EH, Bononi P, Marcus MD, Watanabe R, Bergman RN.  (1994).  Caloric restriction per se is a significant factor in improvements in glycemic control and insulin sensitivity during weight loss in obese NIDDM patients.  Diabetes Care, 17:30-36.

61 Kelly DE, Wing R, Buonocore P, Sturis J, Polonsky K, Fitzsimmons M.  (1993).  Relative effects of calorie restriction and weight loss in noninsulin-dependent DM.  J Clin Endocrinol Metab., 77:1287-93.

62 Markovic TP, Jenkins AB, Campbell LV, Furler SM, Kraegen EW, Chisholm DJ.  (1998).  The determinants of glycemic responses to diet restriction and weight loss in obesity and NIDDM.  Diabetes Care, 21:687-94.

63 Markovic TP, Campbell LV, Balasubramanian S, Jenkins AB, Fleury AC, Simons LA, Chisholm DJ.  (1998).  Beneficial effect on average lipid levels from energy restriction and fat loss in obese individuals with or without DM2.  Diabetes Care, 21:695-700.

64 Watts NB, Spanheimer RG, DiGirolamo M, Gebhart SS, Musey VC, Siddiq K, Phillips LS.  (1990).  Prediction of glucose response to weight loss in patients with non-insulin-dependent DM.  Arch Intern Med., 150:803-806.

65 Chaturvedi N, Fuller JH.  (1995).  The WHO Multinational Study of Vascular Disease in DM: Mortality risk by body weight and weight change in people with IDDM.  Diabetes Care, 18:766-74.

66 Bender R, Trautner C, Spraul M, Berger M.  (1998).  Assessment of excess mortality in obesity.  Am J Epidemiol., 147:42-48.

67 Klein R, Klein B, Moss SE.  (1997).  Is obesity related to microvascular and macrovascular complications of DM?  Arch Intern Med., 157:650-56.

68 Turner RC, Millns H, Neil HAW, Stratton IM, Manley SE, Matthews DR, Holman RR.  (1998).  United Kingdom Prospective DM Study: Risk factors for coronary artery disease in non-insulin dependent DM: United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS 23).  Brit Med J., 316:823-28.

69 UK Prospective Diabetes Study (UKPDS) Group: Intensive blood-glucose control with sulphonylureas or insulin compared with conventional treatment and risk of complications in patients with DM2 (UKPDS 33).  (1998). Lancet, 352:837-53.

70 Redmon JB, Raatz SK, Kwong CA, Swanson JE, Thomas W, Bantle JP.  (1999).  Pharmacologic induction of weight loss to treat DM2. Diabetes Care, 22:896-903.

71 Franz MJ.  (1998).  Managing obesity in patients with comorbidities. J Am Diet Assoc., 98(Suppl 2):S39-43.

72 Gillespie S, Kulkarni K, Daly A.  (1998).  Using CHO counting in DM clinical practice.  J Am Diet Assoc., 98:897-99.

73 Gougeon R, Pencharz PB, Sigal RJ.  (1997).  Effect of glycemic control on the kinetics of whole-body protein metabolism in obese subjects with non-insulin dependent DM during iso- and hypoenergetic feeding. Am J Clin Nutr., 65:861-70.

74 Gougeon R, Marliss EB, Jones PJ, Pencharz PB, Morais JA.  (1998).  Effect of exogenous insulin on protein metabolism with differing non-protein energy intakes in DM2.  Int J Obes Relat Metab Disord., 22:250-61.

75 Gougeon R, Pencharz PB, Marliss EB.  (1994).  Effect of NIDDM on the kinetics of whole-body protein metabolism.  Diabetes, 43:318-28.

76 Gougeon R, Styhler K, Morais JA, Jones PJH, Marliss EB.  (2000).  Effects of oral hypoglycemic agents and diet on protein metabolism in DM2.  Diabetes Care, 23:1-8.

77 Munro HN.  (1964).  General aspects of the regulation of protein metabolism by diet and by hormones.  In HN Munro, JB Allison, Eds., Mammalian protein metabolism, Vol. 1, págs. 381-481.  New York: Academic Press.

78 Welle SL, Nair KS.  (1990).  Failure of glyburide and insulin treatment to decrease leucine flux in obese DM2 patients.  Int J Obes., 14:701-10.

79 Staten MA, Matthews DE, Bier DM.  (1986).  Leucine metabolism in DM2.  Diabetes, 35:1249-53.

80 Gougeon R, Morais J, Pencharz P, Jones P, Marliss E.  (1997).  "Dose response" relationship between levels of hyperglycemia and protein turnover in DM2.  Diabetes, 46(Suppl 1):255A.

81 Henry RR.  (1994).  Protein content of the diabetic diet. Diabetes Care, 17:1502-13.

82 Nair KS, Garrow JS, Ford C, Mahler RF, Halliday D.  (1983).  Effect of poor diabetic control and obesity on whole protein metabolism in man.  Diabetologia, 25:400-403.

83 Tessari J, Nosadini R, Trevisan R, DeKreutzendberg SV, Inchiostro S, Duner E, Biolo G, Marescotti MC, Tiengo A, Crepaldi G.  (1986).  Defective suppression by insulin of leucine-carbon appearance and oxidation in type 1, insulin-dependent diabetes mellitus.  Clin Invest., 77:1797-1804.

84 Luzi L, Castellino P, Simonson DC, Petrides AS, DeFronzo RA.  (1990).  Leucine metabolism in IDDM.  Diabetes, 39:38-48.

85 Fajan SS, Floyd JC, Pek S, Knopf RF, Jacobson M, Conn JW.  (1969).  Effect of protein meals on plasma insulin in mildly diabetic patients.  Diabetes, 18:523-28.

86 Hoffer LJ.  (1993).  Are dietary protein requirements altered in DM?  Can J Physiol Pharmacol., 71:633-38.

87 Kalk WJ, Osler C, Constable J, Kruger M, Panz V.  (1992).  Influence of dietary protein on glomerular filtration and urinary albumin excretion in insulin-dependent DM. Am J Clin Nutr., 56: 169-173.

88 O’Hayon BE, Cummings EA, Daneman D, Ossip MG, Lawson ML, Sochett EB.  (2000).  Does dietary protein intake correlate with markers suggestive of early diabetic nephropathy in children and adolescents with DM1?  Diabet Med., 17: 708-712.

89 Bouhanick B, Suraniti S, Berrut G, Bled F, Simard G, Lejeune JJ, Fressinaud P, Marre M.  (1995).  Relationship between fat intake and glomerular filtration rate in normotensive insulin-dependent diabetic patients.  Diabet Med., 21: 168-172.

90 Pijls LT, de Vries H, Kriegsman DM, Donker AJ, van Eijk JT.  (2001).  Determinants of albuminuria in people with DM2.  Diabetes Res Clin Pract., 52: 133-143.

91 Pedrini MT, Levey AS, Lau J, Chalmers TC, Wang PH.  (1996).  The effect of dietary protein restriction on the progression of diabetic and nondiabetic renal diseases: a meta-analysis.  Ann Intern Med., 124: 627-632.

92 Ciavarella A, Di Mizio G, Stefoni S, Borgnino LC, Vannini P.  (1987).  Reduced albuminuria after dietary protein restriction in insulin-dependent diabetic patients with clinical nephropathy.  Diabetes Care, 10: 407-413.

93 Bending JJ, Dodds RA, Keen H, Viberti GC.  (1988).  Renal response to restricted protein intake in diabetic nephropathy. Diabetes, 37: 1641-1646.

94 Zeller K, Whittaker E, Sullivan L, Raskin P, Jacobson HR.  (1991).  Effect of restricting dietary protein on the progression of renal failure in patients with insulin-dependent DM mellitus. N Engl J Med,. 324: 78-84.

95 Raal FJ, Kalk WJ, Lawson M, Esser JD, Buys R, Fourie L, Panz VR.  (1994).  Effect of moderate dietary protein restriction on the progression of overt diabetic nephropathy: A 6-month prospective study.  Am J Clin Nutr., 60(4): 579-585.

96 Hansen HP, Tauber-Lassen E, Jensen BR, Parving HH.  (2002).  Effect of dietary protein restriction prognosis in patients with diabetic nephropathy.  Kidney Int., 62: 220-228.

97 Cohen D, Dodds R, Viberti G.  (1987) Effect of protein restriction in insulin dependent diabetics at risk of nephropathy.  Br Med J(Clin Res Ed)., 294:795-798.

98 Dullaart RP, Beusekamp BJ, Meijer S, van Doormaal JJ, Sluiter WJ.  (1993).  Long-term effects of protein-restricted diet on albuminuria and renal function in IDDM patients without clinical nephropathy and hypertension. Diabetes Care, 16:483-492.

99 Holler C, Abrahamian H, Auinger M.  (1999).  Effect of nutrition on microalbuminuria in patients with DM1: Prospective data evaluation over 5 years.  Acta Med Austriaca., 26: 168-172.

100 Rudberg S, Dahlquist G, Aperia A, Persson B.  (1988).  Reduction of protein intake decreases glomerular filtration rate in young type 1 (insulin-dependent) diabetic patients mainly in hyperfiltering patients. Diabetologia, 31: 878-883.

101 Pedersen MM, Mogensen CE, Jorgensen FS, Moller B, Lykke G, Pedersen O.  (1989).  Renal effects from limitation of high dietary protein in normoalbuminuric diabetic patients.  Kidney Int., 27(Suppl): S115-S121.

102 Pijls LT, de Vries H, Donker AJ, van Eijk JT.  (1999).  The effect of protein restriction on albuminuria in patients with DM2: A randomized trial.  Nephrol Dial Transplant., 14:1445-1453.

103 Meloni C, Morosetti M, Suraci C, Pennafina MG, Tozzo C, Taccone-Gallucci M, Casciani CU.  (2002)  Severe dietary protein restriction in overt diabetic nephropathy: Benefits or risks?  J Ren Nutr., 12: 96-101.

104 Pomerleau J, Verdy M, Garrel DR, Nadeau MH.  (1993).  Effect of protein intake on glycemic control and renal function in type 2 (non-insulin-dependent) DM.  Diabetologia, 36:829-834.

105 Kontessis PA, Bossinakou I, Sarika L, Iliopoulou E, Papantoniou A, Trevisan R, Roussi D, Stipsanelli K, Grigorakis S, Souvatzoglou A.  (1995).  Renal, metabolic, and hormonal responses to proteins of different origin in normotensive, nonproteinuric DM1 patients. Diabetes Care, 18: 1233.

106 Jibani MM, Bloodworth LL, Foden E, Griffiths KD, Galpin OP.  (1991).  Predominantly vegetarian diet in patients with incipient and early clinical diabetic nephropathy: Effects on albumin excretion rate and nutritional status.  Diabet Med., 8: 949-953.

107 Wheeler ML, Fineberg SE, Fineberg NS, Gibson RG, Hackward LL.  (2002).  Animal versus plant protein meals in individuals with DM2 and microalbuminuria: Effects on renal, glycemic, and lipid parameters. Diabetes Care, 25:1277-1282.

108 Teixeira SR, Tappenden KA, Carson L, Jones R, Prabhudesai M, Marshall WP, Erdman JW, Jr.  (2004).  Isolated soy protein consumption reduces urinary albumin excretion and improves the serum lipid profile in men with DM2 and nephropathy.  J Nutr., 134:1874-1880.

109 Anderson JW, Blake JE, Turner J, Smith BM.  (1998).  Effect of soy protein on renal function and proteinuria in patients with DM1. Am J Clin Nutr., 68(suppl):S1347-S1353.

110 Mollsten AV, Dahlquist GG, Stattin EL, Rudberg S.  (2001).  Higher intakes of fish protein are related to a lower risk of microalbuminuria in Swedish DM1 patients.  Diabetes Care, 24: 805-810.

111 Pecis M, de Azevedo MJ, Gross JL.  (1994).  Chicken and fish diet reduces glomerular hyperfiltration in IDDM patients.  Diabetes Care, 17: 665-672.

112 Moulin CC, Tiskievicz F, Zelmanovitz T, de Oliveira J, Azevedo MJ, Gross JL.  (1998).  Use of weighed diet records in the evaluation of diets with different protein contents in patients with DM2. Amer Jour of Clin Nutr., 67(5):853-857.
 
 

*  La síntesis de los resultados de más de 110 reportes de investigación científica reciente que se presenta en este artículo es la labor intelectual de varias personas y grupos de trabajo, principalmente de Marion Franz y el Diabetes and Nutrition Study Group of the European Association for the Study of Diabetes.  Las referencias indican las fuentes originales.  Los textos que forman parte de esta síntesis han sido extraídos de múltiples fuentes secundarias, entre las cuales:
 

http://journal.diabetes.org/diabetesspectrum/00v13n3/pg132.htm . Franz MJ.  (2000).  Protein controversies in diabetes.  Diabetes Spectrum, 13(3):132-141.
. . .
. . Diabetes and Nutrition Study Group (DNSG) of the European Association for the Study of Diabetes (EASD).  (2004).  Evidence-based nutritional approaches to the treatment and prevention of diabetes mellitus.  Nutr Metab Cardiovasc Dis., 14:373–394.
. . .
http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/3217.pdf . Cánovas B, Koning MA, Muñoz C, Vázquez C.  Nutrición equilibrada en el paciente diabético.  (2001).  Nutr. Hosp.,  XVI(2):31-40.
. . .
. . Serna Saldívar SO.  (2001).  Desarrollo de papillas licuificables de bajo costo y alto valor nutritivo para la alimentación de bebés y niños desnutridos. Transferencia 54, 18(72).
. . .
www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/Chef/amaranto.html . Desconocido.  (2006).  El Amaranto. Alimentación sana.
. . .
www.continents.com/diabetes29.htm . De Loach S.  (2006).  Reducción de la hiperglucemia a través del uso de alimentos con reducido contenido de carbohidratos (CHO), para personas con diabetes mellitus, tipo 1 y tipo 2 (DM1, DM2).

La traducción y la actualización del contenido fueron realizadas por el Dr. Stan De Loach en junio del 2006 y del 2012..


 
 

Página principal

Al inicio de esta página

Preguntas y respuestas adicionales

Preguntas y respuestas adicionales
 
 


Se prohibe la reproducción total o parcial del diseño de esta página, sin la autorización correspondiente.  Este sitio y todas las páginas que forman parte del mismo forman una guía educativa e informativa, que no pretende sustituir el tratamiento o las indicaciones del médico.  Cualquier decisión de autotratarse con un medicamento nuevo o de cambiar de medicamento o de alterar la dosis de su medicamento actual deberá consultarse con el médico.  El sitio continents.com no se hace responsable del uso de la información contenida.  © 2004 - 2012  Dr. Stan De Loach
vi 2006
v 2008
vii 2012