Viaje hacia la responsabilidad:  La adolescencia y el aprendizaje diabetológico

Dr. Stan De Loach
Educador en Diabetes Certificado
México, D. F.


 
.... ....  

El viaje de la niñez a la adolescencia conlleva aumentos de responsabilidad para el automanejo de la diabetes mellitus, tipo 1 (DM1).  Para los que recibieron el diagnóstico durante la niñez, los años de usar las insulinas, observar los efectos de los alimentos sobre la glucosa en la sangre y realizar el automonitoreo de sus siempre variables niveles, proporcionaron una educación práctica y útil.  El aprendizaje personal relacionado con los autocuidados ayudan a preparar al adolescente para moverse de un papel pasivo en su automanejo de la DM1 a un papel activo.  No deja toda la iniciativa para el tratamiento ni a sus papás ni al equipo de profesionales de la salud (Educador en Diabetes Certificado, médico, enfermero con capacitación en la educación en DM, oftalmólogo, nutriólogo, podólogo, farmacéutico, psicólogo, hospital, institución gubernamental).

La transición de niño a adolescente y de un rol pasivo en el automanejo de la DM1 a un papel central y responsable no sucede de un día para otro.  Esta es gradual, pero progresiva.  Por ejemplo, aprender la técnica para inyectar la insulina sin dolor lleva a no depender de su mamá cada vez que se tiene que aplicar la insulina.

A través de cientos ó miles de pruebas de la glucosa con el medidor casero, uno aprende a conectar o relacionar los valores observados con cambios en el estado fisiológico:  "Cuando de repente tengo hambre a las 2 de la tarde, casi siempre mi glucosa se encuentra entre 60 y 70 mg/dL."  Saber esto puede facilitar la prevención de la hipoglucemia.  Las mediciones marcan los pasos a seguir cuando la glucosa está alta (¿una dosis suplementaria de insulina ultrarrápida?), baja (¿una tableta de glucosa?) o dentro del rango normal (¿felicitarte por saber calcular bien la insulina y la alimentación?).

Durante la adolescencia, no sólo aumenta el deseo de más independencia en el automanejo de la DM1.  Hay cambios hormonales y físicos en el cuerpo.  El aumento de peso y talla podrán exigir nuevas modificaciones de la alimentación, de las actividades físicas y su horario y de las dosis de insulina.   El adolescente tiene la responsabilidad para "escuchar" a su cuerpo y sus "mensajes" y así acertar en el automanejo de la glucosa en la sangre.  Nadie puede conocer el cuerpo y sus requerimientos como la persona que lo acompaña las 24 horas del día.

Porque el cuerpo sigue creciendo durante la adolescencia, es lógico atenderlo bien para asegurar que crezca normalmente.  En la niñez, los papás proporcionan los alimentos para que el cuerpo del niño tenga la nutrición esencial (quesos maduros, proteínas, grasas, verduras verdes, por ejemplo).  Al llegar a la adolescencia, la persona con DM1 se encarga más de lo que come, de cuándo come y de cuánto come.  El manejo responsable de los alimentos asegura el crecimiento y funcionamiento normales del cuerpo adolescente.

En la escuela, el adolescente también llega a hacerse responsable del automonitoreo, de la insulina y de la disponibilidad de una colación apropiada cuando ésta sea necesaria.  Comentar que uno tiene DM1, entre los amigos y compañeros, es algo que no es siempre fácil.  El resultado no siempre es el deseado.  Pero, hacerlo con seriedad, tomando la responsabilidad de explicar la DM1 y su tratamiento correcto, requiere de experiencia y conocimiento que el alumno con DM1 frecuentemente posee en cantidad, precisamente por estar en el proceso de convertirse en experto en la relación entre su cuerpo y la DM1 y su automanejo.

El estrés de tener la DM1 no disminuye durante la adolescencia, pero con su mayor independencia, el adolescente podrá aprender nuevas maneras de controlarlo.  Aparte de las maneras compartidas con otros (ir al cine, ir de paseo, hablar por teléfono, practicar los deportes, chatear), cada persona con DM1 encuentra su propio estilo de reducir el estrés (leer, escuchar y/o tocar la música, trabajar, hacer planes para el futuro).

Este período ofrece muchas oportunidades para aprender datos prácticos acerca del manejo de la DM1.  Para calcular las dosis correctas de insulina prandial, el adolescente va aprendiendo cuánta se necesita para cada 15 gramos de carbohidrato.  Así, el adolescente llega a ser capaz de aceptar más responsabilidad para su autocuidado.  Este proceso activo de aprendizaje transforma los conocimientos, las habilidades y los valores adquiridos en nuevos comportamientos.  Claro, este viaje de transformación dura toda la vida, porque en cada etapa de ella, hay nuevas cosas que aprender.

Con el apoyo y la asesoría del médico, del Educador en Diabetes Certificado, de la familia y de todo el equipo multidisciplinario de la salud, el adolescente avanza en capacidad y responsabilidad.  Deja atrás la dependencia total y la fantasía nada productiva de que únicamente el médico o su mamá puede y debe regular la glucosa en su sangre.

Un resultado del aumento de conocimientos, de experiencias personales y de la educación diabetológica es que el adolescente empieza a ver que la DM1 no es exactamente una "enfermedad."  Más bien es una condición crónica que requiere de automanejo diario y responsable, en colaboración con el equipo multidisciplinario de profesionales de la salud.  El adolescente maduro collabora con este equipo para juntos desarrollar un tratamiento vital, informado y eficaz.
 

 Publicado en: Diabetes Hoy, agosto, 2006, volumen 15, número 22, páginas 12 - 13.



 

Página principal

Al inicio de esta página


Preguntas y respuestas acerca de la diabetes mellitus, tipos 1 y 2: 
#1
.
#2
.
#3
.
#4
.
#5
.
#6
.
#7
.
#8
.
#9
.
#10
.
#11
.
#12
.
#13
. #14
 
Se prohibe la reproducción total o parcial del diseño de esta página, sin la autorización correspondiente.  Este sitio y todas las páginas que forman parte del mismo forman una guía educativa e informativa, que no pretende sustituir el tratamiento o las indicaciones del médico.  Cualquier decisión de autotratarse con un medicamento nuevo o de cambiar de medicamento o de alterar la dosis de su medicamento actual deberá consultarse con el médico.  El sitio continents.com no se hace responsable del uso de la información contenida.  © 2006 - 2013  Dr. Stan De Loach

ii 2007
v 2013