Preguntas y respuestas acerca de la diabetes mellitus, tipo 1 y tipo 2 (DM1, DM2)

Las siguientes 40 preguntas acerca de la DM son frecuentes.  Las respuestas las proporciona un Educador en Diabetes Certificado, el Dr. Stan De Loach.  Usted podrá dirigir sus preguntas y dudas al Dr. Stan De Loach vía correo electrónico: saludo@usa.net     Otras páginas electrónicas relacionadas se encuentran al www.continents.com/diabetes1.htm
 
Temas abordados en estas preguntas y respuestas: Temas abordados en estas preguntas y respuestas:
. .
Amputación Recetas de cocina bajas en carbohidratos y azúcares
DM1 en bebé de 9 meses de edad El limón y la DM
Virus de papiloma humano (VPH) Cerveza en una receta de galletas
Proceso de asimilación del diagnóstico de la DM Alimentos conservados
193 mg/dL de glucosa sanguínea en ayunas Los efectos a largo plazo de utilizar la glibenclamida
¿La insulina daña órganos corporales? ¿Alguna alternativa a la insulina?
Incidencia de la DM en el Estado de Sonora ¿Diagnóstico de hipoglucemia o niveles normales?
Porcentaje de personas con DM en México El embarazo y la hiperglucemia
Dieta para bajar 2 kilos de peso por mes Grupos de apoyo para adultos con DM
¿Cómo puedo controlar los triglicéridos? ¿En cuánto tiempo aparecen las complicaciones diabéticas?
Metformina y acidosis láctica ¿Cuánto comer para bajar de peso?
¿Cómo transportar las insulinas? Medición de glucosa postprandial: ¿Cuántos minutos después de comer?
65 - 120 mg/dL de glucosa en sangre: ¿Hay que modificar el tratamiento? Tratamiento láser para la retinopatía diabética
Hormigueo en los pies Micción frecuente
Intolerancia a la glucosa Glucosa sanguínea postprandial
El ejercicio y la DM ¿Síntomas de la neuropatía diabética?
A1c de 6%: ¿Infecciones oportunistas y retinopatía diabética? Lispro (Humalog) y aspart (Novolog): ¿Son idénticas?
¿Hipoglisemia o hipoglucemia? Hiperglucemia matutina
¿Cómo se controla la hipoglucemia? ¿Qué pasa?   De 87 mg/dL (2200 horas) a 204 mg/dL (0600 horas)
¿Con qué puedo tratar la hipoglucemia? Cambios bruscos de niveles de glucosa en sangre

 
 
Términos empleados en las siguientes preguntas y respuestas:

AUTOMONITOREO el proceso a través del cual una persona con DM mide la cantidad de glucosa o cetonas en su sangre; el propósito del automonitoreo es poder ajustar el tratamiento o el control de la glucemia para mantener la glucemia entre 70 y 110 mg/dL
CARBOHIDRATOS (CHO) también llamados hidratos de carbono, estos alimentos incluyen el arroz, el pan, la tortilla, el maíz, la papa, la pasta, las zanahorias cocidas, los pasteles, el pan dulce, los azúcares
CONTROL GLUCEMICO el mantener los niveles de glucosa sanguínea entre 70 y 110 mg/sL o dentro del rango concordado entre la persona con DM y su equipo profesional de la salud
DM1 una condición en que el páncreas deja de producir insulina, la cual es esencial para la vida corporal del ser humano; se trata con una combinación de educación, insulina, alimentación y actividad física; es más frecuente entre las personas jóvenes y que no presentan obesidad o sobrepeso
DM2 una condición en que o el páncreas no produce suficiente insulina para las necesidades corporales o existen factores de resistencia, que impiden la función de la insulina producida; es más frecuente entre las personas con más de 30 años de edad y que presentan obesidad, sobrepeso y reducida actividad física
GLUCEMIA la presencia y cantidad de glucosa en la sangre
HEMOGLOBINA GLICADA (HbA1c) ó
HEMOGLOBINA GLUCOSILADA (HbA1c ó A1c)
una prueba cuyo resultado refleja la cantidad de glucemia durante los últimos 60 - 90 días; el valor típico de una persona sin DM se encuentra entre 4% y 6%; representa el porcentaje de células rojas en la sangre que se han unido permanentemente con una molécula de glucosa
HIPERGLUCEMIA la presencia de niveles altos de glucosa en la sangre; representa un nivel de glucemia mayor a aproximadamente 140 - 150 mg/dL; cada persona con DM colabora con su equipo de la salud para realizar su definición individual de lo que se considerará hiperglucemia
HIPOGLUCEMIA la presencia de niveles de glucosa en la sangre que no son suficientes para el funcionamiento normal del cuerpo; un valor de glucemia de 70 mg/dL o menos es llamado "hipoglucemia"; la hipoglucemia debe tratarse con una cantidad precisa de glucosa (para elevar la glucemia a niveles superiores a 70 mg/dL e inferiores a 110 mg/dL) y ser seguido de carbohidrato, proteína y grasa (juntos)
MG/DL una medida de la cantidad de una sustancia en la sangre; significa "miligramos por decilitro"; los valores de glucemia de una persona sin DM normalmente se encuentran entre 70 y 100 mg/dL
POSTPRANDIAL después de comer; un término que se refiere a la actividad o al estado físico después de comer

PREGUNTA:         Mi mamá tiene pie diabético.  Ya le amputaron la mitad del mismo, aunque de antemano sabíamos que debido a su mala circulación, era probable que le cortaran la pierna hasta la rodilla.  Aun así, nosotros (la familia) tenemos la esperanza de que sólo sea la mitad de la pierna.  Pero mi madre no se rinde.  A pesar de todo el dolor que ha tenido a lo largo de casi 6 meses, no acepta que le corten hasta la rodilla y por eso últimamente se ha deprimido y casi no quiere comer.  Cada día esto nos afecta como familia.  Ya no sabemos cómo animarla o tratarle de dar alguna esperanza, aunque le hemos dicho que si le cortan su rodilla más adelante, trabarjaríamos todos para que casi no se notara mucho.  ¿Quién nos ayuda psicológicamente?

RESPUESTA:         La complicación diabética de infección del pie y/o de la pierna es difícil porque amenaza o pone en riesgo la mobilidad, la auto-estima y hasta la vida de la persona afectada.  Por eso, es natural que su mamá y su familia tengan muchos sientimientos, miedos, dudas y depresiones con respecto a tan importante asunto.  La decisión es difícil no sólo para la persona afectada, sino también para sus médicos y su familia.  Hay psicólogos, psiquiatras y Educadores en Diabetes Certificados que pueden ayudarle a su mamá, siempre y cuando ella misma desea hablar del asunto y su efecto sobre ella.  Algunas opciones de tratamiento psicológico/psiquiátrico pueden ser dirigidas solamente a su mamá; otras son de carácter familiar.  Sea la que sea la decisión, el control de la glucosa sanguínea no deja de ser principal, no sólo antes sino también después de tomar la decisión.

PREGUNTA:        Tengo un bebé de 9 meses de edad.  Me le detectaron DM1.       ¿Qué cuidados tengo que tener con mi hijo?

RESPUESTA:       Es importante educarse, para que los cuidados recomendados e indicados por los profesionales de la salud tengan lógica, para que usted y su pareja comprendan el por qué de ellos.  Porque su hijo es tan joven, usted y su pareja tendrán la principal responsabilidad de la salud del bebé durante (aproximadamente) los próximos 8 - 18 años.  Los médicos y Educadores en Diabetes Certificados le irán enseñando y explicando los cuidados necesarios durante esos años.  Es todo un equipo de profesionales de la salud que eficazmente podrá porporcionar el tratamiento y la educación.  Un diabetólogo famoso (Dr. Joslin) dijo que la educación no es parte del tratamiento, sino que ES el tratamiento de la DM1.  Pero son los papás que tendrán que aprender todos los aspectos de la implementación del tratamiento esencial (insulina, monitoreo de glucosa sanguínea y glucosa en la orina, monitoreo de cetonas, alimentación idónea para asegurar su crecimiento normal y, sobretodo, el control de los niveles de glucosa en la sangre del bebé).  Ustedes son las personas más críticas, más centrales en la composición del equipo de la salud (aunque, con más edad, el niño se convertirá en la persona más influyente en las decisiones del equipo multidisciplinario de su salud).  Unas consultas y el contacto frecuente con un Educador en Diabetes Certificado con experiencia en el manejo de la DM1 les dará la oportunidad de preguntar, enterarse, expresar sus sentimientos, frustraciones o dudas y de aprender.  La DM1 no se cura y por eso la relación que ustedes forman con los miembros del equipo multidisciplinario de la salud tendrán que continuar a través de muchos años todavía.  En internet hay información pertinente.  Hablando con los papás de otros niños que tienen DM1 les proporciona apoyo y seguridad.  Hay libros (la mayoría en inglés) que hablan del cuidado del niño con DM1.  De todas la múltiples fuentes de información, podrán sacar diferentes partes de lo que es útil y necesario saber.

PREGUNTA:      Tengo virus de papiloma humano.  ¿Qué riesgos hay?  ¿Puedo tener sexo oral sin problema?

RESPUESTA:       Hay varios virus de papiloma humano (VPH).  Pertenecen a la familia Papovaviridae.  Más de 100 tipos diferentes de VPH han sido identificados; en la actualidad se han detectado más de 70 genotipos del virus.  Un tercio de éstos se transmiten mediante el contacto sexual y se localizan sólo en los tejidos genitales masculinos y femeninos.  Los VPH de bajo riesgo frecuentemente causan verrugas genitales.  El papilovirus es un grupo viral que infecta de manera primaria a células epiteliales humanas, tanto las de los hombres como las de las mujeres.  [El epitelio se refiere al tejido de revestimiento que se encuentra en todas las superficies corporales libres, tanto exteriores (epidermis) como interiores (mucosas y endotelio)].

El VPH es causa de los papilomas, proliferaciones planas llamadas con frecuencia verrugas.  Algunas verrugas se desarrollan en manos y pies.  Son diferentes de las que aparecen en la región anal o genital.  Estas se trasmiten frecuentemente a través de las relaciones sexuales y pueden infectar a una persona sin originar verrugas visibles o síntomas evidentes.  Los VPH se encuentran asociados con cáncer de conjuntiva, ano, vagina y pene e inclusive se han localizado en el tejido ubicado debajo de las uñas.  Sin embargo, no siempre resultan en un cáncer.  En la mayoría de las mujeres, las defensas del cuerpo son suficientes para eliminar el VPH.  El tema de VPH debe interesar a las mujeres y también a los hombres, porque se puede transmitir entre los dos sexos.  Las personas portadoras del virus lo serán para toda la vida.  Ellos se encuentran involucrados con este virus que produce al año 250 mil decesos por estar asociado con el cáncer cervicouterino (CaCU).  La presencia del ADN de VPH en el pene del varón incrementa 5 veces el riesgo de contagiar a la pareja.  La probabilidad de padecer cáncer entre mujeres monogámicas se incrementa 9 veces más cuando existen indicios de VPH en su esposo.

Una investigación que involucró a 1,900 parejas de España, Brasil, Colombia, Tailandia y Filipinas, muestra que los varones circuncidados o circuncisos tienen 3 veces menor riesgo de infectarse con VPH, a comparación con los no circuncisos.  Las 3 vías de contagio más conocidas son trasmisión vertical madre - hijo, cuando la madre gestante portadora del virus se lo trasmite al feto o al recién nacido durante el momento del parto; por medio de relaciones sexuales, incluso el sexo oral; y, por contacto con utensilios de baño húmedos, utilizados recientemente por el portador.  Se ha calculado que entre el contagio y la aparición de alguna lesión puede existir un período que oscila entre 3 meses y 16 años.  Debido a que no se cuenta con un tratamiento para tratar la infección por VPH, la prevención resulta esencial, siendo la parte educativa el instrumento ideal para realizarla.  Gran parte de la prevención de las enfermedades de transmisión sexual se hace con base en que la gente conozca que existen, cómo se manifiestan, cómo protegerse de ellas y sepan buscar ayuda cuando la necesiten.

PREGUNTA:       ¿Qué tiempo tarda el proceso de asimilación del diagnóstico DM en un jovencito de 14 años?  A su edad ¿es bueno administrar metformina (media tableta antes del desayuno y media tableta antes de la cena)?

RESPUESTA:       El proceso puede ser largo (6 - 70 años) y nunca terminado o relativamente rápido (1 - 5 años).  Para la mayoría de las personas con DM, es un proceso que continúa a través de la vida.  La rapidez de la asimilación inicial depende de varios factores:

Las personas centrales en el desarrollo y el éxito del proceso de asimilación o aceptación informada del diagnóstico de la DM son la persona joven afectada, su papá y mamá (y en algunos casos, sus hermanos y/o abuelos), el médico endocrinólogo, el Educador en Diabetes Certificado y el nutriólogo especializado en la DM.  Ordinariamente ellas toman un papel central hasta que el joven afectado llegue a tener 18 años o hasta que la persona afectada haya tenido la DM durante un lapso de 5 - 10 años.

Desde marzo del 2000, el uso de la metformina en la DM2 en niños y adolescentes está comprobado y aceptado (www.childrenwithdiabetes.com).  En cualquier tipo de DM (con la excepción de la DM insipidus), el control de la glucosa en sangre es la meta primordial y los varios tratamientos propuestos y recetados tienen la finalidad de facilitar y contribuir al control óptimo o normalizado de la glucosa en sangre.

PREGUNTA:     Me hice el examen de la DM.  Me dieron el resultado de 193 mg/dL de glucosa sanguínea en ayunas.  ¿Es peligroso?

RESPUESTA:     ¿Por qué se hizo la prueba de glucosa sanguínea en ayunas?  ¿Había síntomas de DM?  Para hacer el diagnóstico de DM, se requieren de DOS pruebas, en
días distintos.  El resultado de las dos pruebas en ayunas tiene que ser de 126 mg/dL ó más.

Un valor de 193 mg/dL es peligroso

En el primer caso, los niveles elevados crónicos de glucosa en sangre pueden hacer daño a varios órganos corporales (la retinopatía diabética, por ejemplo, empieza a desarrollarse con valores de 126 mg/dL).  En el segundo caso, durante los meses o años que la persona ignora tener DM, el mismo tipo de daños corporales puede presentarse.  La mayoría de las complicaciones diabéticas (cardiopatía, retinopatía, nefropatía, neuropatía) son irreversibles; por eso, es importante hacer el examen de glucosa y respetar los resultados repetidos si indican la presencia de DM.  Muchas veces son los síntomas de la DM que son el motivo para la prueba en laboratorio.  Los síntomas también deben tomarse en cuenta.  Tanto el diagnóstico como el tratamiento adecuado de la DM dependen de un conocimiento frecuentemente monitoreado en casa de los valores de glucosa en sangre.

PREGUNTA:     Soy hombre y tengo DM desde hace 4 años.  Tomaba pastillas pero ahora mi médico me dijo que tenía que inyectarme insulina.  Mi papá dice que es mala y  que daña muchos órganos corporales.  ¿Eso es cierto?

RESPUESTA:     La DM es una condición progresiva, es decir, el tratamiento (pastillas en su caso personal) que funciona adecuadamente al inicio puede tener que modificarse o cambiarse con el paso de los años.  La presencia crónica de altas concentraciones sanguíneas de glucosa antes y después del diagnóstico de la DM sí causa daño corporal, en varios órganos.  Las molestias y complicaciones desagradables de la DM llegan hasta que el daño sea verdaderamente serio; una gran parte de este daño serio es irreversible.  Vigilar la glucosa en la sangre periódicamente con el medidor casero de glucosa sanguínea y tratar la condición día al día son las únicas maneras de prevenir las complicaciones.

En la DM1, existe una falta casi absoluta de insulina pancreática, la cual provoca serios síntomas que son típicos de la DM1 (polifagia [comer mucho y/o frecuentemente], polidipsia [tomar líquido en grandes cantidades y/o frecuentemente], poliuria [orinar mucho y/o frecuentemente], pérdida de peso a pesar de estar comiendo normal o exageradamente, visión borrosa o cualquier otro síntoma provocado por altos niveles de glucosa sanguínea).  Estos síntomas, por ser dramáticos e imposibles de no notar, impulsan a la persona o a su familia a consultar con el médico.  Normalmente, el tratamiento insulínico se inicia casi inmediatamente, permitiendo a la persona con DM1 recibir tratamiento insulínico oportuno.  Hace muchos años, se utilizaban las pastillas antidiabéticas al inicio de la DM1 porque mientras que el cuerpo podía hacer una cantidad mínima de insulina, aquéllas funcionaban temporalmente.

En la DM2, el primer tratamiento recomendado es un cambio en el estilo de vida (es decir, bajar de peso 5 - 10% de su peso corporal si tiene sobrepeso u obesidad, a través de mejoras en el contenido de su alimentación, y agregar 150 minutos semanales de actividad física).  Si, después de 3 meses, los valores de glucosa en sangre siguen elevados, hay varias pastillas o agentes orales antidiabéticos que se pueden emplear para ayudarle a la persona a bajar sus niveles de glucosa en sangre.  Si, después de meses o años, las pastillas (más los cambios en el estilo de vida) no son suficientes para asegurar un óptimo control de la glucosa, la insulina es lo indicado.  Cada persona es diferente y tiene una respuesta diferente a los cambios del estilo de vida y de las pastillas.  La insulina es más predecible y poderosa que las pastillas antidiabéticas.  La insulina es, hasta la fecha, la mejor manera de lograr control la hiperglucemia dañina que es lo que señala el fracaso de otros elementos del tratamiento.

Una manera de responder al mito falso de que la insulina daña el cuerpo o causa la ceguera, es compararla con los antibióticos.  Si una persona llega al hospital con pneumonía, es probable que los médicos le den antibióticos.  Mientra más temprano se los dan, más probabilidad de que sobreviva.  Frecuentemente, si la pneumonía está plenamente desarrollada, los antibióticos no sirven y la persona muere.  No se puede decir que los antibióticos la hayan matado (o hecho daño), aun si murió.  Simplemente la espera para empezar a tomar los antibióticos fue demasiado larga.  Igual con la insulina.  Una vez que las complicaciones diabéticas (retinopatía, neuropatía, nefropatía, cardiopatía) se hayan desarrollado, la insulina no las curará (aunque puede mejorarlas un poco).  Su médico entenderá que la insulina es lo que le permite mantener control de su glucosa sanguínea y así evitar las complicaciones tardías de la DM.  Por eso, probablemente se la sugiere.

Hay muchos mitos más acerca de la insulina y la DM, que se encuentran al: www.continents.com.

PREGUNTA:     ¿Cuál es la estadística actual de incidencia de la DM en el Estado de Sonora?

RESPUESTA:     Utilizando los últimos datos nacionales légitimos, de la Encuesta Nacional de la Salud II, del año 2000, Sonora es el Estado número 18 de los 32 Estados.  Tenía (en el 2000) un porcentaje de incidencia de 7.5% de las personas con 20 años o más de edad.  La incidencia de todos tipos de la DM está aumentándose.  Hoy en día, es probable que la incidencia pueda llegar a los 10%.  La página www.insp.mx/ensa/ensa_tomo2.pdf tiene la información relevante a todos los 32 Estados de la República Mexicana.

PREGUNTA:      ¿Qué tiene que ver el ejercicio o la actividad física con la DM?

RESPUESTA:      Hay mucha investigación científica que documenta los beneficios de la actividad física (el ejercicio).  Un beneficio importante del ejercicio (actividad física) es su efecto positivo sobre el corazón y una reducción relacionada de la muerte causada por la enfermedad cardiovascular.  El efecto positivo se debe al hecho de que los músculos (entre ellos, el corazón) que hacen ejercicio se ponen más sensibles a la insulina circulante.  Ellos absorben la glucosa sanguínea más fácilmente y utilizan la glucosa más eficazmente.  El ejercicio aeróbico aun por breves períodos mejora la sensibilidad de los músculos a la insulina.

Además, el ejercicio aeróbico también mejora los niveles de colesterol y el control de la hipertensión.  Estos beneficios se obtienen aun si no hay una pérdida de peso corporal.  En un estudio científico, las personas con DM2 que realizaron un programa de ejercicio durante 3 meses pudieron reducir sus niveles de triglicéridos por un 20%, también aumentando su "buen" colesterol (HDL) por un 23% y bajando su presión arterial.

Las ventajas de la actividad física para las personas con DM, y en las personas con alto riesgo de desarrollar la DM2 y las con Síndrome Metabólico (Síndrome X) pueden incluir las siguientes:

Reducción de enfermedad cardiovascular
.
Prevención de DM2 en las personas con alto riesgo de desarrollarla
.
Mejora de sensibilidad muscular a la insulina
.
Mejora en el control de la glucosa sanguínea
.
Niveles de colesterol en la sangre más cercanos a lo saludable
.
Mejor control de la tensión arterial
.
Posible pérdida de peso corporal
.
Aumento del bienestar emocional y psicológico
.

Bajo ciertas condiciones, las personas con DM deben tomar cuidado al iniciar un programa de actividad física.  Deben hablar de sus metas físicas con el médico para poder implementar sus planes con seguridad física.  Un examen físico y una historia médica darán al médico la información necesaria (por ejemplo, si están presentes algunas complicaciones diabéticas de los vasos sanguíneos causadas por la hiperglucemia crónica) para poder recomendar o restringir la actividad física.

Para las personas con DM que tienen retinopatía diabética, la intensidad y el tipo de ejercicio podrían ser limitados por el médico.  En ls presencia de la retinopatía diabética, las actividades físicas dañinas incluyen el esfuerzo excesivo (por ejemplo, al levantar pesas), las actividades excesivamente bruscas (por ejemplo, boxear) y el ejercicio que implica cambios severos de presión atmosférica (por ejemplo, bucear y el paracaídismo).  Si la retinopatía es de inicio reciente y no hay neovascularización (formación de nuevos vasos sanguíneos en los ojos), las limitaciones pueden ser innecesarias.  Si hay nefropatía (enfermedad renal), es necesario evitar las actividades físicas que pueden subir la presión arterial.

El ejercicio puede causar la hipoglucemia, especialmente en las personas que se inyectan la(s) insulina(s), aunque las personas con DM2, que utilizan los medicamentos antidiabéticos orales, también tienen riesgo de hipoglucemia.  La bajada de azúcar sanguíneo resulta parcialmente de la actividad física (porque los músculos son más sensibilizados a la presencia de la insulina y por eso aumentan su utilización de la glucosa) y parcialmente porque el hígado produce menos glucosa durante y después de la actividad física.  Aunque la hipoglucemia puede suceder durante o inmediatamente después del ejercicio, también podrá suceder 6 - 12 horas después de la terminación del mismo.  Monitorear la glucosa sanguínea frecuentemente le permite tomar medidas para normalizarla cuando esté menos de 80 mg/dL ó más de aproximadamente 150 mg/dL (para un adulto).  El rango meta para los niveles de glucosa sanguínea es personalizado, en consulta con el médico y el Educador en Diabetes Certificado.

Estrategias para evitar la hipoglucemia incluyen:

Aproximadamente el 50% de las calorías quemadas durante el ejercicio provienen de una fuente de CHO (las demás calorías vienen de la degradación de grasas).  Así, es fácil calcular que en una sesión de actividad física de 30 minutos (por ejemplo, yendo en bicicleta a 13 kilómetros por hora, una actividad física que quema aproximadamente 10 calorías por minuto), la persona necesitaría aproximadamente 38 gramos de CHO (50% de 300 calorías = 150 calorías ó 37.5 gramos de CHO).  Cada gramos de CHO aporta 4 calorías.  Así, 150 calorías divididas por 4 calorías = 37.5 gramos de CHO).

En cuanto a la actividad física aeróbica, las sesiones deben empezar lentamente.  Alcanzar un nivel de acondicionamiento puede requerir de 8 - 12 semanas.  Como mínimo, 3 ó 4 sesiones se requieren para producir algún beneficio.  Para estimar el máximo número de latidos del corazón, por minuto: restar su edad (en años) de 220.  El resultado es el máximo número de latidos de corazón por minuto para su edad.  Se recomienda alcanzar sólo 60 - 70% de este máximo para alcanzar una sesión de actividad física que es segura y eficaz.  Por ejemplo, si uno tiene 40 años de edad: 220 - 40 = 180.  El 70% de 180 = 126.  Este cálculo sugiere que el número máximo de latidos del corazón debe alcanzar 126 por minuto.

Se recomienda llevar un collar o una pulsera que lo identifique como una persona con DM.  Tomar líquidos sin calorías antes, durante y después del ejercicio permite que el cuerpo funcione bien.  Hablando con el Educador en Diabetes Certificado y un nutriólogo, se puede informar de un plan de alimentación individualizado y satisfactorio para su nivel de actividad física.

PREGUNTA:      ¿Me puede recomendar una dieta donde yo pueda rebajar 2 kilos por mes?

RESPUESTA:      Las calorías que entran en el cuerpo a través de la comida son sujetas a 3 procesos (la insulina es necesaria para los 3 procesos): o se utilizan para reemplazar las reservas de glucógeno en el hígado, o se gastan para energía inmediata (es decir, se gastan para actividad física y actividad fisiológica) o se almacenan como grasas en las células llamadas adipocitos.

Un kilo de grasa corporal contiene aproximadamente 7000 calorías.  Para bajar un kilo, es necesario consumir 7000 calorías MENOS que su gasto energético, o sea, menos que las calorías utilizadas necesariamente para energía.  No comer esas calorías demás tiene el mismo efecto que "quemar" las calorías con actividad física adicional.  Así, una reducción de aproximadamente 500 calorías por día (por ejemplo, 250 calorías gastadas en actividad física cada día y 250 calorías eliminadas de la dieta cada día) resultará en una pérdida de aproximadamente 2 kilos por mes.  Caminando 45 - 60 minutos cada día utiliza o "quema" aproximadamente 250 calorías.  Eliminando 250 calorías cada día de la dieta implica reducir la cantidad de alimentos diarios (por ejemplo) por 3 hot cakes, 1½ tazas de espagueti, 2 donas azucaradas de la panadería, 2 tazas de leche semidescremada ó 3 tortillas de harina.

Cuando hay una subida de peso corporal que no consista únicamente en un aumento de agua dentro del cuerpo, casi sin excepción quiere decir que el valor calórico de lo comido es más que el valor calórico de lo gastado para producir energía inmediata.  Este imbalance calórico es lo que termina en una subida de peso corporal.  Un Educador en Diabetes Certificado o un nutriólogo podrá calcular sus necesidades calóricas diarias y diseñarle, con su participación, un plan de alimentación que resulte en una bajada de peso corporal y también en una optimización de los niveles de glucosa sanguínea.  Cuando la ingesta de calorías es MENOS que la cantidad de calorías necesarias para mantener el peso actual o cuando la actividad física "quema" algunas de las calorías necesarias para mantener el peso actual, el peso corporal baja.  Si el balance está "perfecto" (es decir, las calorías que la persona come igualan al número de calorías que la misma persona gasta para sus necesidades inmediatas de energía), el peso corporal se mantiene tal cual.  Para una persona con DM, un plan de alimentación adecuado ayuda a prevenir la hiperglucemia y también la hipoglucemia, o sea las glucemias de menos de 60 mg/dL.

Consultar con su médico y Educador en Diabetes Certificado para desarrollar un plan seguro para rebajar el peso corporal.

PREGUNTA:     ¿Cómo puedo controlar los triglicéridos?

RESPUESTA:      Los triglicéridos constituyen la forma principal en la que la grasa se almacena en el cuerpo humano.  La mayoría de los triglicéridos se encuentran en los adipocitos, las células fundamentales del tejido graso (las células en donde se almacena la grasa corporal).  Algunos triglicéridos circulan en la corriente sanguínea para proporcionar energía para las células del cuerpo.

El adipocito es la célula responsable de almacenar la grasa.  La grasa almacenada dentro de los adipocitos se acumula en forma de gotas lipídicas que se funden para formar una vesícula única que ocupa y distiende la mayor parte de la célula y desplaza el núcleo hacia la periferia, confiriéndole un aspecto característico de "anillo de sello."

La grasa almacenada dentro de los adipocitos se obtiene de 3 fuentes principales:

El cuerpo puede degradar los triglicéridos contenidos en la comida y también puede recombinar otras moléculas (tales como las grasas, los carbohidratos y las proteínas) para formar triglicéridos.  La mayoría de los adipocitos se encuentran agrupados en unas zonas concretas del cuerpo formando lo que se denomina el tejido adiposo.  El tejido adiposo es el principal almacén de energía del cuerpo humano.

Los triglicéridos son grupos de moléculas lipídicas transportadas en la sangre junto con el colesterol por medio de las lipoproteínas.  Las evidencias actuales sugieren que los triglicéridos pueden ser una de las mayores amenazas para la salud el corazón.  Por ejemplo, los triglicéridos interactúan con las lipoproteínas de alta densidad (HDL ó el colesterol bueno) de forma tal que las lipoproteínas HDL disminuyen a medida que aumentan los triglicéridos.  Algunos estudios muestran que el cuerpo transforma a los portadores de triglicéridos en pequeñas partículas de lipoproteínas de baja densidad (el colesterol malo ó LDL), que son mucho más peligrosas que las mismas LDL.  También se cree que los triglicéridos pueden dar lugar a coágulos, que obstruyen las arterias, desencadenando un infarto.  Vinculados a los triglicéridos, aparece la obesidad central (alrededor del abdomen) y la DM2 y el Síndrome X (también llamado el Síndrome Metabólico).  En la presencia de altos niveles de triglicéridos, es más frecuente el riesgo serio de pancreatitis o inflamación del páncreas.
 

.
Dos perspectivas magnificadas de los adipocitos.  En la foto a la izquierda, se ve el aspecto característico de "anillo de sello" que tienen las células de adipocitos. 
.

El ritmo de depósito y de utilización de grasas dentro del tejido adiposo está fuertemente determinado por la ingesta de los alimentos y por el gasto energético, pero algunas hormonas y el sistema nervioso simpático influyen notablemente en el metabolismo graso de los adipocitos.  Las principales hormonas responsables del crecimiento del tejido adiposo son la insulina y las hormonas femeninas (17-B-estradiol).  Cualquier nivel de triglicéridos superior a 100 mg/dL supone un riesgo de padecer cardiopatías.  Los triglicéridos juegan un papel más importante en las mujeres que en los hombres.

La práctica rutinaria de ejercicios aeróbicos como el caminar rápido, el jogging, la natación, la bicicleta, los aeróbics y los deportes similares constituyen la mejor forma para disminuir los niveles de triglicéridos y a su vez aumentar los de las lipoproteínas HDL.  Una mejora sustancial en los niveles requiere al menos un año de ejercicio consistente.  Porque los niveles de triglicéridos naturalmente están más altos después de la ingesta de alimentos, deben medirse después de 8 - 12 horas de ayunas.  Para las personas con DM, se recomienda un nivel de triglicéridos de 150 mg/dL ó menos.
 

Los siguientes pasos ayudan a controlar los niveles de triglicéridos
Mantener control normalizado de los niveles de glucosa en sangre  Con cantidades anormalmente elevadas de glucosa, el cuerpo tiene más materia prima de la cual fabricar los triglicéridos
Limitar el consumo de grasas saturadas que son de origen animal, con excepción de las procedentes del pescado Distintos estudios indican que la grasa saturada eleva los niveles de triglicéridos y colesterol sérico.  La prevención y el tratamiento de la los triglicéridos altos requiere de una disminución del contenido de grasas saturadas de la dieta.   Entre los aceites, únicamente los aceites de palma y coco son ricos en grasa saturada.
Aumentar la cantidad de fibra en el plan de alimentación Se recomienda consumir al menos 30 gramos de fibra diariamente y es fundamental acompañar las comidas ricas en fibra con uno ó dos vasos de líquido no calórico.
Comer de una forma saludable El contenido calórico de la dieta influye sobre la cantidad de lípidos en la sangre, habiéndose demostrado que las dietas hipercalóricas, o altas en calorías, estimulan la producción hepática de triglicéridos y del colesterol-LDL [el colesterol malo].  Asimismo se ha demostrado que las dietas hipocalóricas, o bajas en calorías, producen un descenso del colesterol y triglicéridos y provocan un aumento del buen colesterol-HDL.  Las grasas en la dieta están constituidas casi exclusivamente por triglicéridos, y en algunas personas pueden contribuir hasta un 35 - 40% del consumo calórico total.  Para disminuir los triglicéridos, es importante disminuir el aporte total de grasa, preferiblemente en un 25 - 30%.  Las dietas con un alto contenido de carbohidratos (CHO) elevan los niveles de triglicéridos por causar un aumento de la síntesis hepática de triglicéridos.  Conviene en este caso reducir la ingesta de alimentos ricos en CHO simples, como el azúcar, además de consumir porciones más pequeñas de pan, arroz, pastas, papas, frutas y otros alimentos altos en carbohidratos.  No se ha demostrado que las proteínas en sí modifiquen de forma significativa las concentraciones de lípidos plasmáticos.
Comer más pescado grasoso .
Perder el peso excesivo corporal .
Hacer actividad física o ejercicio frecuentemente .
No fumar Las lipoproteínas LDL son las encargadas de transportar alrededor del 75% del colesterol por todo el organismo.  Estas lipoproteínas de baja densidad se pueden depositar en las paredes arteriales, dando lugar a un proceso llamado oxidación, causado por unas moléculas inestables llamadas radicales libres de oxígeno.  Dichas partículas son liberadas de manera natural durante procesos químicos que tienen lugar en el cuerpo, pero aumentan cuando el cuerpo está expuesto a toxinas como, por ejemplo, el humo del tabaco.  El consumo de tabaco disminuye los niveles de colesterol-HDL [el buen colesterol] y es directamente responsable del 20% de las muertes por enfermedad cardiovascular.
Tomar muy poco alcohol o no tomar nada de alcohol Incluso un consumo moderado de alcohol aumenta el riesgo del cáncer de mama en las mujeres.  Las mujeres embarazadas o susceptibles de su abuso deberían abandonar inmediatamente su consumo.  El consumo excesivo de alcohol es una de las causas frecuentes de altos niveles de triglicéridos.  El consumo de bebidas alcohólicas supone un aporte de 7 - 9 calorías por gramo de alcohol etílico, sin ningún valor nutritivo, y contribuyendo fuertemente a la obesidad.  Es por esto que para las personas con tendencia a los triglicéridos altos, se les recomienda la restricción total de su consumo.

Si, aun siguiendo estos pasos, los niveles de triglicéridos no bajan de 200 mg/dL, su médico podría recetarle un medicamento de una clase de drogas llamadas "fibratos" o "derivados del ácido fíbrico."  Estos incluyen gemfibrozilo, bezafibrato, fenofibrato, ciprofibrato, etofibrato, alufibrato y binifibrato.  En general, estos compuestos son más efectivos que el clofibrato.  A pesar de su similitud química, los distintos compuestos difieren en su comportamiento farmacocinético, variando considerablemente su vida media, lo que marca su intervalo de aplicación terapéutica.  Todos los fibratos presentan un potente efecto hipotrigliceridemiante, ya que reducen las cifras de lipoproteínas ricas en triglicéridos.  El efecto hipocolesteremiante varía dependiendo del fibrato.  Dentro de este grupo, el gemfibrozilo ha demostrado que reduce la mortalidad coronaria a largo plazo.  Su mecanismo de acción es complejo y no bien conocido.  Disminuye la concentración de quilomicrones y en general aumenta las concentraciones de HDL.  Los fibratos normalizan en grado variable muchas de las anormalidades cualitativas de las lipoproteínas presentes en los estados de hipertrigliceridemia.

Los fibratos son por lo general bien tolerados y tienen pocos efectos adversos.   Pueden producirse interacciones medicamentosas con anticoagulantes orales y antidiabéticos orales, por lo que puede requerir el ajuste de dosis.  Se recomiendan controles periódicos de la función hepática.  Los fibratos son potentes hipotrigliceridemiantes con escasos efectos colaterales.  Están indicados como drogas de primera elección en las hipertrigliceridemias puras (excepto en la hiperquilomicronemia) y en hiperlipemias combinadas con predominio de la hipertrigliceridemia.

Las estatinas o inhibidores de la HMG-CoA reductasa (una enzima) tienen también una capacidad hipotrigliceridemiante variable, en función de la estatina de que se trate.  El ácido nicotínico, potente agente hipotrigliceridemiante con buen efecto hipocolesteremiante, debe ser considerado de segunda elección, por el importante número de efectos secundarios.  Cualquier persona con hipertrigliceridemia (altos niveles de triglicéridos en la sangre) debería consultar con su médico acerca de los medicamentos idóneos y sus posibles interacciones con el alcohol y con los agentes orales antidiabéticos.

Hay más información sobre el rol de los adipocitos al www.continents.com (En la respuesta a la pregunta: ¿Insulina = aumento de peso?).

PREGUNTA:     Tengo DM2 y estoy tomando metformina, una pastilla de 500 miligramos por la mañana solamente.  Aparte trato de llevar un plan de alimentación.  Creo que me ha funcionado bien.  Leí en Internet que la metformina puede ser una droga letal porque hace que el ácido láctico se eleve  y produzca acidosis láctica, una condición muy seria.  El artículo decía que los médicos la están recetando aun sabiendo que la cajita trae la contraindicación.

RESPUESTA:      Los extractos de la planta Galega Officinalis (lila francesa y otros nombres populares) han sido utilizados desde la Edad Media en el tratamiento de la DM.  Se identificó la guanidina como uno de los componentes del extracto, aunque su administración como principio activo puro demostró ser inaceptable debido a una elevada toxicidad gastrointestinal.  Algunos derivados de guanidina, como las diguanidinas y las biguanidinas, sintetizados al comienzo del Siglo XX fueron utilizados durante años, pero fueron desplazados por la insulina en cuanto ésta fué elaborada (en 1921).
 

.

Galega officinalis, planta y semillas

Con la introducción de las sulfonilureas en la década de los 1950, resurgió el interés por los antidiabéticos orales, comenzándose a hacer estudios clínicos con la fenformina, butformina y metformina.  La fenformina, la primera biguanida que alcanzó una amplia aceptación clíníca como antidiabético oral fué retirada del mercado en 1978 debido a que puede producir acidosis láctica.  El estudio de la University Group Diabetes Program (UGDP, 1970) mostró que la mortalidad por accidentes cardiovasculares era mayor en el grupo tratado con fenformina que en otros grupos de tratamiento y era 3 veces superior a la incidencia de la mortalidad en el grupo tratado con un placebo.  Aunque los resultados de este estudio han sido cuestionados, la fenformina (y la butformina) quedó estigmatizada, lo que, unido a su capacidad de producir la acidosis láctica, llevó a su retirada, quedando la metformina como biguanida de elección.  Entre los efectos tóxicos de fenformina y butformina se encuentra la facilitación de la acidosis láctica, especialmente en personas alcohólicas o con insuficiencia renal.  No se recomienda la utilización de fenformina y butformina, por su mayor relación con la acidosis láctica.  La fenformina y también la butformina fueron retiradas del mercado por un riesgo aumentado de acidosis láctica (hasta 60 casos/1,000,000 pacientes/año).  La incidencia de acidosis láctica inducida por metformina es 0.03 casos/1000 pacientes/año, 10 veces menor que la inducida por la fenformina.

La metformina fue descrita por primera vez en la literatura científica en 1957.  Aunque la metformina entró en el mercado en Francia en 1979 y fué aprobada en Europa en los años 1980, no recibió permiso legal para su venta y uso en el tratamiento de la DM2 en los EE.UU. hasta el 1994, cuando quedó demostrado claramente que este fármaco mejora la hiperglucemia sin producir aumento de peso e hipoglucemia, y que además es beneficioso en el tratamiento de las dislipidemias.

Actualmente, la metformina está considerada como un fármaco que reduce la resistencia a la insulina, mejorando la sensibilidad del hígado y los músculos a esta hormona.  Adicionalmente, los resultados del estudio UKPDS (1998) han demostrado un efecto favorable de la metformina en personas obesas, en particular en lo que se refiere al riesgo cardiovascular.  En algunos estudios de personas sin DM pero con hipertrigliceridemia (altos niveles de triglicéridos en sangre) se ha observado una reducción de estos niveles de hasta un 50%.

Los efectos adversos más frecuentes observados con la metformina son de naturaleza gastrointestinal y se presentan en un 5 - 20% de los casos.  La diarrea es el síntoma más frecuente, seguido de vómitos, dolor abdominal y mal sabor (metálico) en la boca.  Sin embargo, sólo en el 4 - 5% de las personas se debe discontinuar el tratamiento debido a los efectos secundarios, porque suelen ser transitorios y ceden después de unas cuantas semanas de tratamiento.

La acidosis láctica, un serio efecto adverso que obligó a retirar la fenformina y la butformina del mercado, no constituye un problema con la metformina.  A diferencia de las primeras, la metformina no altera el metabolismo del lactato, probablemente debido a que no es metabolizada por el hígado sino que se excreta en su mayor parte por vía renal.  A diferencia de la fenformina (la primera biguanina introducida en la clínica) y la butformina, la metformina no inhibe la oxidación mitocondrial de lactato a menos que las concentraciones plasmáticas sean excesivas (por ejemplo, en personas con insuficiencia renal) y/o haya hipoxia (falta de oxígeno suficiente para las funciones corporales).  El riesgo de acidosis láctica en personas tratadas con metformina es de 9 por 100,000 años/paciente.  Muchos de los casos de acidosis láctica inducida por metformina han surgido en personas en las que el fármaco estaba contraindicado por padecer alguna condición grave adicional (sepsis, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, alcoholismo).  No parece, por tanto, que la metformina sea un factor independiente de inducción de acidosis láctica.

Con objeto de miniminar los efectos gastrointestinales de la metformina es aconsejable iniciar el tratamiento con las dosis más bajas (500 mg) e ir aumentándolas gradualmente hasta un máximo de 2,500 mg/día.  Los incrementos en las dosis se deben hacer semanalmente ya que este tiempo es el necesario para alcanzarse el estado de equilibrio plasmático.  La máxima dosis recomendada es de 2,500 - 3,000 miligramos por día; diferentes fuentes recomiendan dosis máximas diferentes.

La butformina no se vende en México.  La fenformina sí se vende (información correcta al mes de noviembre del 2006) en tabletas ranuradas de Glinorboral (glibenclamida 5 mg y fenformina 50 mg) por los Laboratorios Silanes, S. A. de C. V.  La fenformina se vende también en Uruguay.

PREGUNTA:      Tengo DM1.  ¿En qué puedo transportar mis insulinas?  A veces tengo que estar fuera de mi casa y me toca aplicar insulina.  Uso la NPH y la lispro (Humalog).  Me habían dicho que hay unas plumas en donde se pueden transportar.

RESPUESTA:     Una opción para transportar la(s) insulina(s) con seguridad y mantenerla(s) fresca(s) es el FRIO.  Se encuentran el instructivo y detalles del FRIO al www.continents.com.   Otra opción es una pequeña hielera.  Es importante no dejar que la insulina se congele ni que se sobrecaliente.  Hay plumas o dispositivos para uso con la insulina lispro (Humalog) y también para la insulina NPH.  Si se usa una pluma para inyectar la insulina NPH, es importante asegurarse de mezclar bien la insulina inmediatamente antes de inyectarla.  La posición de la pluma al inyectar la insulina es crítica, para que la NPH esté bien distribuída dentro del líquido transportador.

PREGUNTA:     Mi mamá lleva 17 años con DM2 y siempre se la ha controlado.  Sin embargo, hace un año se puso mal y la internamos (en el IMSS) con 500 mg/dL de glucosa sanguínea.  Saliendo del hospital, le dieron metformina y glibenclamida, 3 veces al día, con cada comida.  Pero se sentía mal y a veces de repente le bajaba demasiado el azúcar (hasta 55 mg/dL).  Regresamos con el mismo médico que siempre la ha atendido y nos dijo que la metformina por lo regular es para gente gordita (mi mamá está delgada) y por eso debería de tomarse sólo la glibenclamida.  LLeva 2 semanas y media con esta medicina; ya no se le baja el azúcar con frecuencia.  Ahora lo más bajo que la ha manejado es de 65 mg/dL y lo más alto es de 120 mg/dL.  ¿Está bien así como va o se visita nuevamente al médico para que modifique la dosis?

RESPUESTA:      Si los niveles de glucosa sanguínea están entre 65 - 120 mg/dL, las 24 horas del día, entonces se encuentran en el óptimo rango de control de glucosa.  Es importante verificar que los niveles postprandiales (a 75 minutos después de comer) también están dentro de este rango seguro.  El valor de la hemoglobina glucosilada (A1c) es otra manera fácil de saber si el control es adecuado.  La revisión frecuente de los pies, una revisión anual de la retina (con dilatación), un chequeo cada 6 - 12 meses para buscar la presencia de proteína o microproteína en la orina, un control de la hipertensión arterial, una revisión anual de todos los lípidos séricos, un chequeo del funcionamiento del tiroides...todos estos pasos siguen siendo necesarios para asegurar la salud de la persona con DM2.

PREGUNTA:      Hace 6 meses que me diagnosticaron la DM2.  Tomo unas pastillas y todo anda bien, sólo que a veces siento hormigueo en mis pies.  ¿Cómo puedo eliminar este problema?

RESPUESTA:       La presencia del hormigueo indica que todo no anda bien.  Puede haber causas diferentes para el hormigueo, algunas transitorias y algunas más permanentes.  Hay dos posibles causas del hormigueo que deben descartarse al buscarlo diagnosticar y tratar.  Un diagnóstico oportuno es de suma importancia.

Su médico podrá hacer un diagnóstico correcto de la causa del hormigueo e indicar el tratamiento.  Al momento del diagnóstico de la DM2, muchas personas ya han tenido la condición desde hace 1 - 10 años, pero lo ignoraban.  Ese lapso de tiempo, sin diagnóstico y sin tratamiento, puede permitir que se desarrollen las complicaciones diabéticas, como la neuropatía diabética.

PREGUNTA:     Hace 7 meses, me hicieron estudios de glucosa en la sangre.  Salió el resultado de glucosa en 386 mg/dL.  Me dieron Glucovance (media tableta en la mañana y media tableta en la tarde).  A los 15 días me repitieron los estudios y la glucosa en sangre me salió en 124 mg/dL.  Me retiraron el medicamento porque me producía temblor.  Actualmente no tengo medicamentos; sólo trato de no comer cosas grasosas ni azúcar.  Desde ahí mi nivel de glucosa en sangre se mantiene en 99 - 105 - 121 mg/dL.  No ha subido.  ¿Es intolerancia a la glucosa ó DM?

RESPUESTA:     El diagnóstico de la DM2 o de la intolerancia a la glucosa requiere de DOS pruebas que indiquen niveles anormalmente elevados de glucosa en sangre.  Las dos pruebas tienen que ser en días distintos.  De las 2 pruebas suyas, la primera indicó la probabilidad de DM y la segunda indicó la intolerancia a la glucosa.  Juntos, los 2 valores indican un funcionamiento pancreático imperfecto.  El valor de glucosa en sangre suele variar a través del día.  Si todos los valores reportados representan valores en ayunas, es posible que subestimen la glucosa postprandial (después de comer), que puede ser mucho más elevada.  Sería necesario hacer otra prueba cada 1 - 3 meses para verificar el funcionamiento del páncreas.  Los niveles altos (el de 386 mg/dL, por ejemplo) son peligrosos y favorecen el desarrollo de complicaciones diabéticas (retinopatía, neuropatía, nefropatía, cardiopatía).  Por eso, y porque ya tiene dos valores (386 mg/dL y 124 mg/dL) que no son óptimos, mantener contacto con su médico para chequeos cada 1 - 3 meses es lo recomendado.  Un Educador en Diabetes Certificado podrá ayudarle a desarrollar un plan de alimentación que no favorezca la hiperglucemia (niveles altos de glucosa en sangre).  Un plan de prevención de la DM2, que incorpore una pérdida de 7 - 10% de su peso corporal (si padece sobrepeso u obesidad) y unos 150 minutos semanales de actividad física, muchas vez sirve para que la DM2 no se desarrolle.

PREGUNTA:       ¿Cuál es el porcentaje de personas con DM en México?

RESPUESTA:      En México, la población de personas con DM fluctúa entre los 6.5 y los 10 millones (prevalencia nacional de 10.7% en personas entre 20 y 69 años).  Del gran total, unos 1.4 - 2 millones (o más) de personas con DM no han sido diagnosticadas; tienen DM, pero no saben tenerla porque no han buscado o recibido el diagnóstico.  La prevalencia es ligeramente mayor en las mujeres que en los hombres.  La prevalencia varía también con la edad de los individuos; la más alta (22.4%) se encuentra en las personas de entre 70 y 79 años de edad, y la más baja (2.3%) en los de 20 a 39 años.  Estos datos fueron recopilados hace seis años (ENSA, 2000) y se sabe que la DM sigue aumentándose fuertemente, tanto mundialmente como en México.  Así que las cifras seguramente son más grandes que éstas.  Especialmente en México, la incidencia de la DM se ha elevado en los últimos años.  México ocupa el noveno lugar de DM en el mundo.  El sitio de la Federación Mexicana de Diabetes presenta otras cifras interesantes: www.fmdiabetes.com

PREGUNTA:       La ginecóloga que me atiende en los estudios de Papanicolau me ha encontrado un hongo que es caraterístico de las mujeres con DM y que se manifiesta cuando no se tiene control de la DM.  Según el internista que me atiende, mi control de la glucosa es muy bueno ya que los resultados de hemoglobina glucosilada (A1c) están por abajo del 6%.  Los oftalmólogos que siguen mi caso (por haber padecido neuritis óptica), recientemente me encontraron hemorragias en el fondo del ojo y en la mácula.  Para ellos, también, se les hace raro que estos padecimientos aparezcan cuando se ha tenido un buen control de la glucosa.

RESPUESTA:       El Papanicolau o citología del cuello de útero es una prueba o examen que puede detectar el 95% de cánceres cervicales.  La detección del hongo fue oportuna pero sin relación directa con el Papanicolau.

Una hemoglobina glucosilada de 6% representa (en promedio) una glucosa sanguínea  de 135 - 140 mg/dL durante los últimos 2 - 3 meses.  La retinopatía diabética inicia con niveles de 126 mg/dL, que no por coincidencia es el valor que se utiliza en ayunas para hacer el diagnóstico definitivo de la DM.  Las personas sin DM no llegan a tener la retinopatía diabética ni la infección (frecuente entre las mujeres con DM) con el hongo (puede ser el que se llama "cándida albicans"), porque su promedio de glucosa en sangre no llega a 126 mg/dL (es menor a este nivel).  Una A1c de 6% es un valor en el máximo límite de lo que es "normal" (4 - 6% es el rango que la mayoría de los laboratorios utilizan para definir lo "normal").

Sin embargo, pocas personas sin DM tendrán una A1c de 6%.  El rango "normal" de glucosa en sangre de una persona sin DM es de 70 - 99 mg/dL, lo cual representa una A1c de 5% ó menos (en la mayoría de los laboratorios).  Con la presencia de un exceso de glucosa en sangre (es decir, niveles elevados de azúcar), las bacterias y el hongo cándida albicans crecen fácilmente, pues el cuerpo les ofrece una abundancia de azúcar, que les es comida necesaria para procrear y sobrevivir.  El tratamiento del hongo no es complicado (en la mayoría de los casos), pero frecuentemente sí regresa después del tratamiento si niveles altos de glucosa en sangre otra vez favorecen su presencia.

La DM es una condición progresiva, es decir, sigue desarrollándose a través de los años.  Su desarrollo es más acelerado en la presencia de la hiperglucemia crónica.  Aun si la A1c está en 6% ahora, es posible que por mucho tiempo anteriormente estuviera más alta.  La presencia de hiperglucemia crónica puede producir varias complicaciones diabéticas, las hemorragias en las partes críticas del ojo, entre ellas.  El tratamiento de problemas oculares es esencial para conservar la vista.  Su oftalmólogo le asesorará en cuanto a las opciones del tratamiento.

En fin, una HbA1c (A1c) de 6% no es mágica y no se sabe aún si prevenga completamente las complicaciones diabéticas (retinopatía, cardiopatía, neuropatía, nefropatía).  Lo que sí se sabe es que las personas sin DM casi nunca tienen evidencia de la retinopatía diabética.  Su valor de HbA1c raras veces llega a los 6%.

PREGUNTA:      ¿La palabra correcta es hipoglisemia o hipoglucemia?  ¿Existen las dos palabras?

RESPUESTA:      La palabra GLUCOSA viene de la palabra griega GLYKYS.  Así, en español, es lógico (pero no necesariamente correcto) decir GLICOSA ó la palabra más común en México GLUCOSA.  HIPOGLUCEMIA viene de la combinación de HIPO (poco) + GLYKYS + HAIMA (que es la palabra giega para SANGRE).  GLUCEMIA es la única forma presentada en la mayoría de los diccionarios de palabras españoles; GLICEMIA no se presenta.  HIPOGLICEMIA e HIPOGLUCEMIA se entienden, pero es probable que ésta sea más adecuada.

PREGUNTA:     ¿Cómo se controla la hipoglucemia?

RESPUESTA:      Generalmente, depende del nivel de la hipoglucemia.  Si el valor de la glucosa en sangre es más de 40 mg/dL y la persona está consciente y capaz de autotratarse o de recibir tratamiento vía oral de otra persona, la glucosa es el tratamiento preferido (15, 30, 45 gramos de de glucosa u otros carbohidratos según la respuesta a 15 minutos).  Si el nivel de glucemia es menor a 40 mg/dL y/o la persona no está consciente y/o no es capaz de autotratarse o de recibir tratamiento vía oral de otra persona, la glucosa endovenosa o una inyección de glucagon (que produce una salida de glucosa del hígado) es el tratamiento indicado.  Siempre, en todos los casos, lo ideal es verificar el nivel de glucosa en sangre ANTES y DESPUES del tratamiento.  Su médico y su Educador en Diabetes Certificado son los profesionales de la salud que le podrán informar y preparar.

PREGUNTA:       ¿Con qué puedo tratar la hipoglucemia?

RESPUESTA:        La experiencia obtenida durante el Campamento Diabetes Safari indica que lo más eficaz son las tabletas de glucosa (sólo 1 ó 2 de las tabletas de 4 gramos de glucosa cada una), seguido inmediatamente de 250 mililitros de yoghurt light para beber (sin sucrosa y con .9 gramos de grasa), en cualquier sabor disponible.  Al combinar la glucosa con la proteína y la grasa del yoghurt (o de otra fuente: nueces, carnes, queso, pollo), la posibilidad de otra hipoglucemia a poco tiempo después de este tratamiento es reducida, aun si la insulina rápida o ultrarrápida sigue activa.  Porque la cantidad de yoghurt es de una taza, la persona con DM que experimenta la hipoglucemia siente más satisfacción oral que sería el caso si el tratamiento consistiera sólo en CHO (glucosa, refresco azucarado).  En todos casos, sin embargo, hay que monitorear el nivel de glucemia 15 - 30 minutos después del tratamiento de la hipoglucemia...para ver si la cantidad de CHO proporcionada fue suficiente y eficaz o si fue exagerada.

PREGUNTA:       ¿Dónde encuentro algunas recetas de cocina bajas en carbohidratos y azúcares?

RESPUESTA:       En www.continents.com, hay varias recetas bajas en CHO y azúcares.  Las recetas presentadas son para sopas, ensaladas, verduras, platos fuertes y postres.  Como cualquier receta, pueden modificarse según sus gustos.

PREGUNTA:     Tanto en la comida (ya sean sopas, carnes, sandwiches) como en los postres (panes, galletas, pays) y bebidas (jamaica, tamarindo) ¿se puede utilizar algún conservador para que éstos tengan más tiempo de "vida" o envasar los alimentos al alto vacío?  ¿Cuáles son los mejores métodos a utilizar?

RESPUESTA:      La congelación y la deshidratación (para productos que originalmente contienen agua) son métodos sencillos y económicos.  Un factor limitante es que después de mucho tiempo, la gente suele no querer utilizar el alimento conservado; la fecha de caducidad o la duración del estado de conservado del producto no depende tanto del método de conservación sino de la disposición del consumidor para comprar un producto envasdo hace tiempo (1 ó 2 años o más).  Por ejemplo, la gente difícilmente compra las tortillas del día anterior, aun si estuvieran bien conservadas.  Además, aunque sea con la mejor, más cara y más efectiva manera de conservar los alimentos, inevitablemente éstos pierden algo de su sabor original.  Este factor primordial agrega otro limitante para el consumo de los productos conservados, bien o mal, por mucho tiempo.

PREGUNTA:     Quiero saber si el limón ayuda en la DM.

RESPUESTA:       El limón es una fruta.  Una fruta es cualquier producto vegetal que tiene la semilla dentro del producto.  Todas las frutas (incluso el aguacate y el jitomate) contienen carbohidratos, que son azúcares o almidones que se convierten en glucosa dentro del cuerpo.  Asi, puesto que en la DM comer alimentos con mucho azúcar no conviene porque descontrola los niveles de glucosa sanguínea, el limon tiene un valor parecido al del jitomate, la naranja o cualquier otra fruta.  Su uso puede
incorporarse en el plan de alimentación.

El hecho de que el limon no es "dulce" no quiere decir que no contenga azúcar en forma de carbohidrato.  El limón también tiene Vitamina C, que tiene un rol en el funcionamiento del sistema inmune.  Asi, se puede decir que el limón no va a "curar" la DM, ni va a "ayudar" mucho.  En cantidades pequeñas o prudentes (para sazonar un filete de pescado o para hacer un agua de limón endulzada con Canderel o Splenda, por ejemplo), probablemente no produce elevaciones fuertes de la glucosa en sangre.  El uso del medidor casero de glucosa es una herramienta necesaria para evaluar el efecto de cualquier alimento sobre el control de la glucosa en sangre, porque cada persona puede tener una respuesta distinta.

PREGUNTA:     ¿Las personas con DM no pueden consumir cerveza directa ni indirectamente, ya sea en algunas galletas que se elaboran con cerveza, harina integral, manzana y manteca vegetal?  ¿Puede afectarles el que consuman las galletas?

RESPUESTA:       La cerveza (355 ml) contiene agua, aproximadamente 12 gramos de carbohidrato (azúcar) y aproximadamente 22 gramos de alcohol.  Son 146 - 175 calorías en cada cerveza.  El alcohol se evapora durante el proceso de cocinar.  El carbohidrato no se evapora.  La cerveza, sea en forma líquida o en la masa de las galletas, se puede incorporar en el plan de alimentación para una persona con DM.  Al platicar con su Educador en Diabetes Certificado y el nutriólogo, podrá aprender a agregarla a su dieta.  La receta para las galletas ya contiene grandes cantidades de carbohidratos (manzana, harina, cerveza), asi que se supone que rápida e intensamente elevarán la glucosa sanguínea.  El tamaño de la porción (es decir, el número de galletas en la porción y el tamaño de las galletas individuales) será por lo tanto un factor crítico para minimizar el efecto hiperglucemiante.

Se recomienda que los hombres con DM no tomen más de 2 cervezas al día (junto con los alimentos) y que las mujeres con DM no tomen más de 1 cerveza al día (junto con los alimentos).

PREGUNTA:     ¿Cuál es el valor de referencia más aceptado para una glucosa postprandial, la de 60 ó la de 120 minutos?

RESPUESTA:      En los últimos 12 meses, han salido 2 estudios científicos que coinciden en reportar que el pico máximo postprandial (después de comer) de la glucosa en
sangre se alcanza entre los 70 - 74 minutos después del primer bocado de comida.  El uso de 1 hora ó 2 horas fue principalmente para conveniencia, pero para mayor eficacidad, ahora es claro que el uso del medidor casero de glucosa entre 70 y 74 minutos postprandial es idóneo porque proporcionará una medida más exacta del efecto hiperglucemiante de los alimentos.  La actualización de las recomendaciones tarda y por eso algunos profesionales de la salud siguen recomendando que se haga la prueba a los 60 ó a los 120 minutos.

PREGUNTA:     ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de utilizar la glibenclamida?

RESPUESTA:     La mayoría de los estudios de los efectos a largo plazo se realizaron con las ratas.  Aunque la rata no es muy parecida al ser humano, sirve para indicar posible toxicidad o efectos secundarios negativos de las drogas examinadas.  Además, porque su ciclo de vida es breve, se pueden estudiar, por ejemplo, los efectos de la administración de una droga a través de toda la vida de la rata.  La seguridad, a largo plazo, de las sulfonilureas es en gran parte desconocida o no determinada aún.

Los resultados de los estudios científicos hasta ahora (2006) sugieren que a largo plazo las sulfonilureas (como cloropropamida [también llamada clorpropamida], glimepirida, gliburida, glibenclamida, glicazida, glipizida, gliquidona y glisentida) tienen un efecto insulinotrópico (es decir, aumentan la producción de la insulina), el cual puede ser temporal o transitorio.  Sugieren que al ser expuestas a las sulfonilureas durante mucho tiempo, las células beta pancreáticas desarrollaron una deficiencia funcional (es decir, se redujo su funcionamiento en la producción de la insulina pancreática).  Estos datos indican que el tratamiento a largo plazo con las sulfonilureas tiene un efecto supresivo sobre la función endócrina pancreática en las ratas.

Con cualquier sulfonilurea, a largo o a corto plazo, hay el riesgo de la hipoglucemia.  Los efectos terapéuticos de las sulfonilureas pueden disminuirse con el paso del tiempo (sus efectos pueden ser más marcados en las personas ancianas).  Esta disminución de efecto puede relacionarse con una respuesta fisiológica reducida al medicamento o con el progreso de la DM2.  La DM2 es una condición progresiva.

Si se compara con el tratamiento de la DM2 por dieta o dieta más insulina, es posible que haya un riesgo aumentado de muerte por complicaciones cardiovasculares (corazón y vasos sanguíneos) asociado con el uso de glibenclamida o gliburida.

En cambio, según un estudio científico, el tratamiento a largo plazo con metformina y glibenclamida combinadas frecuentemente resulta en una mejora significativa del perfil de lípidos séricos (es decir, se mejoran los niveles de colesterol, triglicéridos y otras grasas en la sangre).  El uso y la seguridad, a largo plazo, de cualquier sulfonilurea deben comentarse ampliamente con su médico endocrinólogo.

PREGUNTA:     ¿Es posible que en mi caso se tenga alguna alternativa a la insulina?

RESPUESTA:     En realidad, no hay sustituto de la insulina.  Los agentes orales antidiabéticos (las "pastillas") y otros agentes inyectables o influyen en que el páncreas produzca más insulina endógena (hecha por las células beta del páncreas) o aumentan la sensibilidad de las células del cuerpo a la presencia de insulina natural (endógena) o reduzcan la cantidad de glucagon (un azúcar) liberado por el hígado.  Es decir, no funcionan sin que el cuerpo produzca algo de insulina endógena.

Hay otros medicamentos u hormonas (exenatida, sitagliptina, amilina) que se inyectan igual que la insulina y que son utilizados en el tratamiento de la DM, pero generalmente ellos también funcionan en la presencia obligatoria de alguna cantidad de insulina endógena.  Así, si el cuerpo no produce insulina o produce una cantidad tan mínima que no permite el control de la glucosa en sangre, hay que inyectar o inhalar la insulina exógena (es decir, de otra fuente que el mismo cuerpo de uno).  Todos los seres humanos (y hasta los peces, los perros, los gatos y otros mamíferos) son insulinodependientes, es decir, tienen que tener insulina para vivir.  Esta insulina esencial proviene o de su propio cuerpo o de una inyección o inhalación de insulina.  Hay maneras de afectar la producción de insulina en el cuerpo (varias "pastillas" e inyecciones), pero si el cuerpo no produce insulina, es necesario inyectar o inhalar la insulina exógena.  La insulina, sea endógena o exógena, es la única hormona que permite que la glucosa deje de circular en la corriente sanguínea para meterse dentro de las células del cuerpo (aunque la insulina no es necesaria para algunas células, las del cerebro, por ejemplo) para nutrirlas y surtirlas de energía.

PREGUNTA:     Tengo diferentes problemas de salud.  Tengo 2 años de tener problemas de hipoglucemia reactiva.  Hace 15 días me hicieron la curva de tolerancia a la glucosa.  En ayunas, el valor fue de 89 mg/dL.  A la hora, luego de tomar la solucion de azúcar (Glucola) fue de 71 mg/dL; el valor de 2 horas fue de 88 mg/dL; el de 3 horas fue de 71 mg/dL y el de 4 horas de 66 mg/dL.  El endocrinólogo me dijo que todo estaba normal.  Pero la laboratorista del hospital salió para preguntarme si realmente me había tomado el preparado, pues no eran normales los valores que se esperan en la primera hora luego de la toma.  ¿Debo de hacerme ver por otro médico?  ¿Son normales estos resultados?

RESPUESTA:     Es importante distinguir los valores que son "normales" y los valores que son los "típicos" o esperados.  Es probable que la mayoría de las personas que acuden al laboratorio y toman la carga oral de glucosa para confirmar el diagnóstico de DM sí tienen niveles más altos que los suyos.  Esos niveles son los "típicos" y pueden llegar a ser los esperados.  Por lo tanto, la laboratorista verá más resultados marcadamente elevados y relativamente pocos valores en el rango que usted presenta.  Sus valores, como le indica su endocrinólogo, son normales e indican la presencia de células beta pancreáticas que funcionan bien, previniendo la hiperglucemia aun cuando usted toma pura glucosa en grandes cantidades.

A 4 horas de una comida (o carga oral de glucosa), un valor de 66 mg/dL no representa hipoglucemia, según la mayoría de los investigadores científicos, que indican que las mujeres pueden tender a tener niveles de 60 - 50 mg/dL ó menos sin que sea indicación de anormalidad o de hipoglucemia.  Hay 3 elementos necesarios ("Whipple's triad") para el diagnóstico de hipoglucemia: la presencia de síntomas de hipoglucemia, una glucosa sanguínea comprobada de 50 mg/dL ó menos y presente en el mismo momento que los síntomas, y la desaparición de todos los síntomas al ingerir 15 - 30 gramos de glucosa u otro carbohidrato (azúcar).  Como le indicó su endocrinólogo, los datos de esta prueba oral de tolerancia a la glucosa no permiten el diagnóstico de hipoglucemia o de hipoglucemia reactiva, ni mucho menos de DM o de hiperglucemia.  Lo que reflejan es un funcionamiento pancreático preciso y correcto.

PREGUNTA:          Quiero preguntarle sobre los percances que puede adolecer una mujer de 33 semanas de gestación, 30 años de edad porque hoy me entregaron un resultado que analizándolo, no sé en realidad qué tan complicado sea.  Me tomaron una muestra de sangre en ayunas y me dieron un frasco de solución de glucosa y a la hora me tomaron otra muestra de sangre.  El resultado dice: 146 mg/dL de glucosa en sangre.  Supongo que ese parámetro de 146 mg/dL es positivo y que afecta a mi bebé y aumenta mi riesgo materno a la vez.

RESPUESTA:     Es esencial tomar el resultado en serio.  Se supone que esta prueba utilizó 50 gramos de glucosa anhidra en 200 ml de agua.  A 60 minutos, si el valor medido es mayor a 140 mg/dL, es anormal.  Idealmente, este valor debe de confirmarse mediante otra prueba oral de tolerancia a la glucosa, con 100 gramos de glucosa anhidra en 400 ml de agua.  A 60 minutos, si el valor medido de esta segunda prueba es mayor a 180 mg/dL, es anormal.  La hiperglucemia materna no sólo puede afectar la salud de la mamá, sino también la del bebé.  Una consulta con un profesional de la salud capacitado en el manejo de la glucosa durante el embarazo es urgente, ya que falta poco tiempo antes del parto.

En la siguiente página de internet, podrá encontrar algunos datos que le ayudan a entender bien su situación: www.continents.com.

Su reto principal en estas últimas semanas del embarazo es aprender a mantener los niveles de glucosa dentro del rango normal (80 - 99 mg/dL) a todo costo y en cada momento del día y de la noche.  También tiene que evitar a todo costo la hipoglucemia (bajos niveles de glucosa sanguínea).  Es posible que se pueda realizar el control de la glucosa sin medicamentos, pero también es posible que no.  Por eso, la importancia de la consulta con el equipo de profesionales de la salud (endocrinólogo, obstétrico, Educador en Diabetes Certificado, nutriólogo).

La página www.continents.com contiene información acerca de una alimentación que no provoque extrema hiperglucemia (altos niveles de glucosa sanguínea).  Estas posibilidades pueden incorporarse en su plan de alimentación, junto con las indicaciones alimenticias para uso durante el embarazo proporcionadas por su médico.

PREGUNTA:      ¿Existe algún grupo de ayuda para personas con DM que viven el México, Distrito Federal?

RESPUESTA:          Sí, los hay.  En algunos hospitales los encuentra.  También hay grupos conducidos por un Educador en Diabetes Certificado; por ejemplo, se encuentran datos específicos sobre un grupo de apoyo (teléfono 5510 9830) para personas con DM1 y DM2 al www.continents.com.  La Federación Mexicana de Diabetes (teléfono 5511 4200) es otra fuente de información.

PREGUNTA:      He leído que las complicaciones de la DM2 aparecen hasta los 10 años después del diagnóstico.  Mi padre, de 42 años de edad, empezó con mucha micción, vista borrosa, sudoración excesiva y pérdida de peso apenas hace 2 meses.  ¿Que médico especialista puede decirnos cuánto tiempo tiene con la DM2 y cuál debe ser su tratamiento?

RESPUESTA:      Sin información más completa, es difícil o imposible contestar bien las preguntas.  Para aclarar: las complicaciones podrán verse aun antes de los 10 años después del diagnóstico.  Es casi imposible decir con certeza exactamente en qué fechas una persona empezó a tener la DM2, la cual frecuentemente está antecedida por un período de "prediabetes" o intolerancia a la glucosa.  En la mayoría de los casos, la prediabetes y/o la DM2 ha estado presente desde hace 6 - 10 años antes de que se dé el diagnóstico.  El tratamiento adecuado y oportuno (que incluye el automonitoreo casero, un plan de alimentación y de actividad física y posiblemente algunos medicamentos) es lo que previene la aparición de las complicaciones diabéticas (retinopatía, nefropatía, neuropatía, cardiopatía).  Normalmente, el tratamiento de la DM2 se inicia con el plan de alimentación y un plan de actividad física, para ver si sólo con estas 2 medidas se evita la necesidad de medicamentos.  Un médico endocrinólogo con especialización en DM, un internista o un médico general familiar podrá determinar la presencia de la DM2 mediante unos análisis del laboratorio.

PREGUNTA:     ¿Cómo puedo saber qué y cuánto comer para no subir de peso o para bajar de peso?

RESPUESTA:      Las calorías que entran en el cuerpo a través de la comida son sujetas a 3 procesos: o se utilizan para reemplazar almacenes de glucógeno hepático, o se gastan para energía inmediata (mediante el funcionamiento de la insulina en cantidades suficientes) o se almacenan como grasas en las células llamadas adipocitos (también mediante el funcionamiento metabólico o anabólico de la insulina en cantidades suficientes o excesivas).

Cuando hay una subida de peso corporal que no consista únicamente en un aumento de agua dentro del cuerpo, casi sin excepción quiere decir que el valor calórico de lo comido es más que el valor calórico de lo gastado para producir energía inmediata.  Este imbalance calórico es lo que termina en una subida de peso corporal.  Un nutriólogo o Educador en Diabetes Certificado podrá calcular sus necesidades calóricas diarias y adaptar su plan de alimentación a las mismas, para que no haya subida de peso corporal y para optimizar los niveles de glucosa sanguínea.  Si el balance está "perfecto" (es decir, las calorías que la persona come igualan al número de calorías que la misma persona gasta para sus necesidades inmediatas de energía), el peso corporal se mantiene tal cual.

Un plan de alimentación adecuado ayuda a prevenir la hiperglucemia y también la hipoglucemia, o sea las glucemias de menos de 60 mg/dL.  Otro asunto que valdría la pena ver con el endocrinólogo es la producción de insulina por su páncreas.  Es posible que la cantidad elevada de carbohidratos en su plan de alimentación actual provoque una respuesta insulínica exagerada.  Si es así, normalmente el peso corporal sube.  La persona con educación en la nutrición (y preferentemente que sea también un Educador en Diabetes Certificado) podrá analizar y colaborar en el desarrollo de un plan de alimentación que no propicie ni el sobrepeso ni la hipoglucemia ni la hiperglucemia.

PREGUNTA:      ¿Hay algún tratamiento para casos de retinopatía diabética?  ¿Hay alguna forma de disminuir los derrames en la retina causados por la retinopatía diabética?

RESPUESTA:      Sí.  Mientras se descubra oportunamente y se pueda aunar un óptimo control de los niveles de glucosa sanguínea y de la hipertensión arterial, sí hay tratamientos eficaces.  La causa básica de la retinopatía diabética es la hiperglucemia (más de 125 mg/dL) crónica.  La retinopatía (si los derrames son muchos y proliferativos) puede en algunos casos tratarse con la fotocoagulación panretinal que emplea el láser térmico, diodo, de arco xenón blanco o de argón verde.  Consultar con un oftalmólogo con experiencia en el tratamiento de la retinopatía diabética es esencial.

PREGUNTA:         Tengo 5 años con DM y a partir de este año me propuse a controlar mi glucosa, ya que antes la tenía arriba de los 200 mg/dL.  Ahora ya la he tenido en 110 mg/dL.  ¿Por qué será que cuando ingiero fibra me agito mucho y orino mucho?  Mi orina sale blanca.  ¿Es normal?

RESPUESTA:         La ingesta de fibra en la dieta produce heces más voluminosas, más hidratadas, menos compactas y, a veces, más frecuentes...eso es normal y representa uno de sus beneficios.  Si la fibra es parte de un alimento o producto que también contiene muchos CHO, la glucosa sanguínea podría elevarse marcadamente y la hiperglucemia consecuente podría causar que la persona con DM orine más frecuentemente que lo normal.  La cantidad de agua u otro líquido consumido influyen en el color de la orina.  Con más líquido ingerido, más transparente será la orina, porque está diluída.  Un examen de función renal podría eliminar dudas de si los riñones funcionan correctamente.

PREGUNTA:         Tengo un hijo de 8 años de edad, que debutó con DM1 el año pasado.  ¿Cuáles son los niveles recomendables de glucosa sanguínea?  Tengo entendido que después de las 2 horas de comer, la glucosa sanguínea debe estar en menos de 140 mg/dL.  Pero ¿a qué tiempo esos 40 mg/dL demás deben desaparecer para dejar la glucosa sanguínea entre los 70 y 100 mg/dL?

RESPUESTA:     Los niveles de glucosa sanguínea normales en una persona sin DM varían constantemente, pero poco, durante el día y la noche; sus niveles suelen subir después de los alimentos.  Normalmente no es mucha variación (aproximadamente 5 - 20 mg/dL), aunque sí llega a veces a los 140 mg/dL.  Sin embargo, en una persona sin DM, no se queda en 140 mg/dL por mucho tiempo (tal vez 5 - 6 minutos).  El cuerpo sin DM empieza a surtir insulina pancreática cuandoquiera el nivel de glucosa sanguínea suba 3 mg/dL ó más, y aquella insulina natural (endógena) funciona rápidamente (se surte y ejerce su acción en un período de aproximadamente 5.2 minutos).  La insulina producida en el cuerpo de una persona sin DM1 es más rápida, más poderosa y más exacta en su acción que la insulina inyectada (exógena); por eso, bajará la glucosa de 140 a 100 mg/dL en menos tiempo que las insulinas comercialmente disponibles.

En la presencia de DM1, el control tan exacto y sin irregularidades es más difícil de replicar.  La rapidez con la cual los máximos niveles vistos en el período postprandial (después de comer) en una persona con DM1 bajan, depende de tres factores:

Idealmente, en las personas con DM1, la glucosa sanguínea se mantiene entre 70 - 100 mg/dL en todo momento, con una posible (pero no obligatoria) subida después de los alimentos.  Aun después de las comidas, es posible evitar una subida exagerada (más de 20 - 30 mg/dL, por ejemplo).  Obviamente, este control no es fácil ni sin el riesgo de hipoglucemia ocasional.  Si tomamos 140 mg/dL como el máximo valor previsto después de los alimentos en una persona con DM1, una respuesta a su pregunta sería que los miligramos por decilitro arriba de 100 mg/dL podrían desaparecer tan pronto como sea posible sin arriesgar una sobrecorreción que resulte en la hipoglucemia.  Es más seguro reducir la hiperglucemia con menos alimentos (CHO, en especial) que con más insulina inyectada.  Esta respuesta implica la presencia de: un contenido calórico adecuado de las comidas (es decir, una relación correcta entre la cantidad de insulina rápida o ultrarrápida y los alimentos ingeridos), un régimen y manejo idóneo de tipos y horarios de la(s) insulina(s) usada(s), y un conocimiento del empleo y de los efectos de la actividad física cuando hay insulina a bordo del cuerpo para regular o modificar niveles de glucosa sanguínea.  Con un control más o menos "normal" de la glucosa sanguínea (70 - 100 mg/dL), existe con más frecuencia el riesgo de hipoglucemia ocasional, que es tratable pero que no es deseable.  El automonitoreo frecuente toma un papel crítico en la prevención tanto de la hiperglucemia como de la hipoglucemia.

La hemoglobina glucosilada (HbA1c ó A1c) sirve para medir los efectos, en promedio, de la hiperglucemia y la hipoglucemia sobre la glucosa sanguínea.  Un valor normal para la HbA1c cae entre 3.5 - 6%.  Un punto adicional es que la investigación científica, al comparar los efectos de subidas glucémicas sobre la glicación de células rojas (que resulta en la unión permanente de la glucosa con un glóbulo rojo que transporta el oxígeno en la sangre), demuestra que las subidas postprandiales son más dañinas para las personas con DM cuya HbA1c es normal o casi normal (3.5 - 7%), mientras que las subidas en ayunas son más nocivas (es decir, contribuyen a niveles más elevados de la HbA1c) para las personas con DM cuya HbA1c está ya elevada (más de 7%).  Al consultar con su internista, endocrinólogo/a y Educador en Diabetes Certificado, podrá explorar estos procesos.

PREGUNTA:         Soy una persona de 43 años de edad; tengo DM desde hace 3 años.  No sé si estoy entrando en problemas de tipo neuropático, ya que tengo dolores de piernas fuertes, dolor en el oído derecho y fatiga terrible.  ¿Son síntomas de la neuropatía diabética?

RESPUESTA:         Los dolores de piernas, especialmente si son nocturnos y simétricos (presentes en las 2 piernas), bien podrían ser indicaciones de disfunción neurológica provocada por elevados niveles de glucosa sanguínea (hiperglucemia crónica).  Los otros problemas podrían o no tener que ver con la neuropatía; su médico es quien los podrá diagnosticar.  La fatiga podría relacionarse con niveles altos de glucosa sanguínea; la hiperglucemia frecuentemente produce el cansancio como uno de sus síntomas.  En consulta con su endocrinólogo, neurólogo con experiencia en la DM, y Educador en Diabetes Certificado, podrá buscar soluciones (tal vez no 100% permanentes) para estos problemas.  Hay más información en la página www.continents.com.

PREGUNTA:          Tengo 22 años con DM.  Yo uso la insulina Humalog (lispro).  ¿Tiene los mismos efectos que la insulina Novolog (aspart)?  Me quiero cambiar, ya que la diferencia de precio es considerable.  ¿Dónde puedo encontrar esta insulina para comprarla?

RESPUESTA:         Los estudios científicos y la experiencia clínica indican que los efectos de la aspart son parecidos (pero no 100% idénticos) a los de la lispro.  Unas diferencias observadas en la investigación y el uso clínico consisten en que el inicio y el pico de acción de la aspart tienden a ser más lentos que los de la lispro.  La duración de acción de la aspart es un poco más larga que la de la lispro (Diabetes Care, 2001, 24, 1120-1121).  Las farmacias podrán conseguirle cualquiera de las dos insulinas.

PREGUNTA:         ¿A que se deberá que en varias ocasiones no puedo tener control en mis niveles de glucosa en la mañana, a pesar de que me aplico mi insulina y en ocasiones hago ajustes y lo que ceno no es demasiado (ceno leche, un poco de queso y 1 manzana mediana)?  En ocasiones a las 0300 horas estoy entre 70 y 90 mg/dL, y en la mañana se sube a 170 - 200 mg/dL.  Leí que una de las contraindicaciones para inyectarse la insulina es cuando se tiene insuficiencia renal o se padece de hipoglucemias.  Por esta respuesta hiperglucemiante estoy confundida, ya que pienso que la insulina no se debe de suspender aunque haya insuficiencia renal puesto que la insulina es para controlar los niveles de glucosa.  Y si hay hipoglucemias, hay que checar cuánta insulina se está poniendo y qué comió y tomar algo calórico para nivelar la glucosa, o reducir ligeramente la dosis de insulina(s).

RESPUESTA:     No queda claro si usted tiene o no una insuficiencia renal, la cual modifica el manejo de la insulina.  El hígado y los riñones son los principales reguladores de la eliminación de la insulina del cuerpo; si por insuficiencia no la eliminan bien, la insulina sigue circulando en la sangre, lo cual puede causar hipoglucemia.  El control de la glucosa durante la noche normalmente depende de la presencia de insulina adecuada (ni mucha ni poca, sino en la cantidad requerida por su cuerpo y determinada principalmente por su alimentación y sus necesidades de insulina basal.  La alimentación variará entre personas y de día en día para la misma persona, dificultando el cálculo de la dosis adecuada de insulina.

Usted no indica si está modificando (por comer) el nivel de glucosa (70 - 90 mg/dL) a las 0300 horas.  Es posible que no sea necesaria ninguna colación a esa hora.  Si es excesiva, la comida a las 3 a.m. puede elevar los valores glucémicos presentes al levantarse en la mañana.  La producción de la hormona de crecimiento aumenta entre las 0300 y 0800 horas; la hormona de crecimiento es antigónica a la insulina, asegurando que ésta no funcione tan bien como en otro horario.  Este aumento de hormona de crecimiento durante la mañana puede ocasionar hiperglucemia al levantarse más tarde en la mañana.  Un desayuno pospuesto (hasta la hora en que la insulina inyectada al levantarse baje la glucosa sanguínea a 70 - 100 mg/dL) o reducido (sin más de 6 - 10 gramos de CHO, por ejemplo) es otra manera eficaz de manejar la hiperglucemia matutina.

No indica cuál insulina está utilizando para su insulina basal.  La Lantus (glargina) sería una opción que podría hablar con su endocrinólogo.  La Lantus muy raras veces produce hipoglucemia nocturna (por eso, menos colaciones y menos subida de peso corporal) y requiere de una sola inyección diaria.

PREGUNTA:         A las 2200 horas, antes de acostarme, tuve un nivel de 87 mg/dL.  Tomé una colación nocturna de medio taza de leche y media taza de cereal para evitar una baja (las padezco por la madrugada).  Al despertarme a las 0600 horas, lo tenía en 204 mg/dL.

RESPUESTA:     Si uno tiene la meta admirable de mantener en todo momento del día y de la noche los óptimos niveles de glucosa sanguínea, es necesario desarrollar un balance idóneo entre la actividad física, la comida y la insulina (o las pastillas de antidiabéticos).  Mantener niveles normales o casi normales de glucosa sanguínea es un reto para el cual es necesaria una buena comprensión de los efectos de cada uno de estos 3 elementos sobre el nivel de glucosa sanguínea.  Esta comprensión llega a través de la educación (leer, consultar con el endocrinólogo y/o el Educador en Diabetes Certificado) y también a través de la experiencia vivida cada día y las mediciones, ya que cada cuerpo es diferente y tiene necesidades de un balance distinto si no único.

La colación antes de acostarse contiene muchos CHO.  Posiblemente, al sustituirla por una rebanada de jamón con mayonesa light y lechuga, los niveles de glucosa sanguínea a la hora de levantarse sean más cerca de su meta glucémica.  En su caso, sería útil revisar el tipo de DM que tiene, el tipo de insulina(s) utilizada(s), el horario y la frecuencia de la inyección de la(s) insulina(s), el contenido de su plan de alimentación, el horario y la intensidad y frecuencia de su actividad física.  Estos, entre otros factores, podrían analizarse para poder lograr un control más estable y satisfactorio durante la noche.

Es un reto no fácil (tampoco imposible) para las personas con DM1 mantener en todo momento del día y de la noche el balance idóneo...pero se puede lograr con las nuevas insulinas (Lantus y lispro en terapia combinada, por ejemplo), el automonitoreo, la educación (por ejemplo, sobre el contenido eficaz de las colaciones y los ritmos hormonales durante la noche, cuando ciertas hormonas impiden el óptimo funcionamiento de la insulina).

PREGUNTA:         Mi hijo de 11 años de edad tiene DM1 desde los 7 años de edad.  Entró a una terapia intensiva de conteo de carbohidratos.  Experimentó unos cambios bruscos de niveles de glucosa sanguínea (de 101 mg/dL a las 0400 horas a 201 mg/dL a las 0730 horas, antes de su desayuno).  Se le hizo examen de hemoglobina glucosilada, urea, colesterol total, y examen general de orina.  Son los exámenes que le practican cada 3 meses aquí.  El niño presenta glucemia promedio de 80 - 140 mg/dL.  El día del examen se le elevó hasta 201 - 204 mg/dL.  ¿Esto se debe a que el niño se pone muy nervioso y se tensiona tanto antes de su examen?  ¿Por eso sus resultados salen más altos que su promedio?  Su dosis de insulina es 7 unidades de Regular y 18 unidades de NPH en la mañana y 6 unidades de Regular y 14 unidades de NPH en la noche.  Su estatura es de 1.43 metros; su peso es de 41 kilogramos.  Su dieta es de 2200 calorías diarias.  ¿Por qué tantos cambios bruscos en sus valores de glucosa sanguínea?  Su dieta la lleva bien, hace ejercicio, aparentemente todo lo lleva bien.  ¿Estamos haciendo algo mál?

RESPUESTA:         Una de las mayores dificultades para las personas con DM1 es mantener en todo momento del día y de la noche el balance entre la actividad física, la comida y la insulina.  Es un reto para el cual es necesaria una buena comprensión de los efectos de cada uno de estos 3 elementos sobre el nivel de glucosa sanguínea.  Esta comprensión llega a través de la educación (leer, consultar con el endocrinólogo y/o el Educador en Diabetes Certificado) y también a través de la experiencia vivida cada día y sus mediciones, ya que cada cuerpo es diferente y tiene necesidades de un balance distinto si no único.  El tipo de insulinas utilizadas, el contenido de su plan de alimentación, el horario y la intensidad y frecuencia de su actividad física, la frecuencia con que se inyecta la insulina (normalmente, con más frecuentes inyecciones de insulina rápida o ultrarrápida, mayor control de la glucosa sanguínea), entre otros factores, podrían revisarse para lograr un control más estable y satisfactorio.

Es crítico que óptimos niveles de glucosa en sangre se logren antes de, durante y después del período de la pubertad a que llega (o ha llegado) su hijo, porque a veces las variaciones son aun más fuertes durante la pubertad y por lo tanto una comprensión de cómo controlarlas es imprescindible.  La producción de la hormona de crecimiento aumenta entre las 0300 y 0800 horas; la hormona de crecimiento es antigónica a la insulina, asegurando que ésta no funcione tan bien como en otro horario.  Este aumento de hormona de crecimiento durante la mañana puede ocasionar hiperglucemia al despertarse en la mañana y es lógico que durante la pubertad, cuando hay bastante crecimiento, esta hormona de crecimiento esté muy activa.

El valor de la hemoglobina glucosilada indica la calidad del control de la glucosa sanguínea, en los últimos 2 - 3 meses.  El estrés de la medición de los valores de glucosa sanguínea y de las visitas con los profesionales de la salud puede subir la glucosa sanguínea después de haber comido, pero en ayunas el estrés no causa el mismo efecto.  Cuandoquiera hay un cambio brusco (subida inexplicable) de valores de la glucosa en sangre, es importante repasar el contenido de lo que la persona con DM ha comido desde la medición de glucosa anterior, que era más baja.  Los CHO ingeridos son capaces de elevar la glucosa sanguínea rápida y fácilmente.  Asistir a un campamento para niños y adolescentes con DM1 también puede aportarle a su hijo la confianza, la autoconfianza y el conocimiento que le permitan evitar una parte del estrés que siente y aprender a manejar el estrés inevitable.  Más detalles al www.diabetes-safari.com y www.diabetes-safari.com/diabetes-safari10FOTOS.htm.


 
 

Página principal

Al inicio de esta página


Preguntas y respuestas adicionales:
#1
.
#2
.
#3
.
#4
.
#5
.
#6
.
#7
.
#8
.
#9
.
#10
.
#11
.
#12
xii 2006
iii 2011


Se prohibe la reproducción total o parcial del diseño de esta página, sin la autorización correspondiente.  Este sitio y todas las páginas que forman parte del mismo forman una guía educativa e informativa, que no pretende sustituir el tratamiento o las indicaciones del médico.  Cualquier decisión de autotratarse con un medicamento nuevo o de cambiar de medicamento o de alterar la dosis de su medicamento actual deberá consultarse con el médico.  El sitio continents.com no se hace responsable del uso de la información contenida.  © 2004-2011  Dr. Stan De Loach